Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENREDO

Fantasías homosexuales

En la campaña gallega también ha habido mucho sexo.

UNOS TELESPECTADORES exigen la retirada de un anuncio que utiliza el sexo como reclamo. Pero, ¿hay algún anuncio que no utilice el sexo como reclamo? ¡Si hasta se utiliza en la política! El PP remueve España contra la ley que declara obligatoria la homosexualidad. Cuando entre en vigor, los heterosexuales tendremos que separarnos de nuestras mujeres y casarnos con un butanero sin afeitar. Las mujeres, lo mismo. Con una butanera. Sin afeitar, también. Aunque no es exactamente así, el PP hace un poco de publicidad engañosa. Manifestación contra el matrimonio homosexual. Hay que ver. ¿Qué más les dará que el vecino del quinto se case de una vez, si eso es lo que quiere? Una solución para los que están en contra: que se hagan homosexuales y no se casen. Más fácil, imposible.

España se basa en unos pocos mitos: el macho ibérico, El Corte Inglés, el jamón de Jabugo, el carajillo, la chapuza...

Pero el mundo está lleno de injusticias. Y España, más. Un hecho indignante: a Ángel Acebes le han denegado el carné de pancartero en el Ministerio de Asuntos Pintorescos. ¡Le faltaban dos puntos! Con la ilusión que ha puesto en las últimas semanas... Pero tuvo Ángel ese vicio tan español de dejarlo todo para última hora.

-Si hubiera usted empezado a manifestarse antes... -le reprochó el funcionario que recogió su instancia.

-Déjeme en paz y no se meta en mi vida. Me pregunto si no será usted gay, terrorista o socialista.

-Transexual. Hoy, Manolo; ayer, Conchita. Toque, toque, que quien tuvo retuvo.

-Qué asco de país. Me pregunto si no será mejor dejarlo todo y marcharse a isla Perejil.

En la campaña gallega también ha habido mucho sexo. En la política española se discute mucho sobre muerte, y ahora sobre sexo. Si además se discutiera sobre risa, viviríamos en el País de Woody Allen. De momento nos tenemos que conformar con Manuel Fraga. De los homosexuales comenzó diciendo Fraga que tienen una peculiaridad en los genes, después dijo que la peculiaridad era en la cabeza, después que una tara, más tarde corrigió y dijo que la peculiaridad es en las hormonas. Si a Fraga le dejan dos semanas más de campaña, los homosexuales acaban con peculiaridades, taras y manchas por todo el cuerpo.

Más sexo: Mariano Rajoy dice que ZP da dinero sólo a quien le tiene cogido "por donde ya sabéis". Lo que no aclara Rajoy es si ZP ofrece ese dinero porque le da gusto que le cojan. ¡A ver si es que tenemos un presidente de Gobierno viciosillo! Le cogen por donde ya sabéis y da dinero.

Hay algo especialmente perturbador en toda esta fantasía homosexual de la política española. Como diría Felipe González, déjenme que les diga algo en serio: a ZP le podrán perdonar muchas cosas. Lo de la guerra de Irak, lo del Prestige, lo de Maragall, que Bush no le haga caso, que Trujillo jibarice pisos, que Moratinos se pierda en el Sáhara, e incluso llegarán a perdonarle que ganara las elecciones. Lo que sea. Se lo perdonarán algún día. Pero que ponga en cuestión el macho ibérico... Eso sí que no. España se basa en unos pocos mitos: el macho ibérico, El Corte Inglés, el jamón de Jabugo, el carajillo, la chapuza, y para de contar. Si nos los cargamos, me cago en la mar, como diría Torrente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 2005