Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:RUTAS URBANAS

Diez razones para descubrir Helsinki

Los mundiales de atletismo y el Año del Diseño, reclamos en el verano nórdico

La arquitectura de Alvar Aalto, tiendas de objetos de diseño, islas donde comer cangrejo bajo el sol báltico y bares que animan las noches blancas. La capital de Finlandia seduce más que nunca.

En la ciudad nórdica, este 2005 es el Año del Diseño, y del 6 al 14 de agosto se celebrarán además los mundiales de atletismo. Helsinki, una ciudad joven de medio millón de almas -un millón contando las ciudades satélites de Vantaa y Espoo- está de moda, y no sólo por esos dos motivos.

1 El diseño

La idea de celebrar un año del diseño nació en Dinamarca en 2004, y compromete a todos los países escandinavos. En Finlandia, el motor del evento es el Design Forum, organismo oficial que cuenta con salas de exposiciones y tienda (Erottajankatu, 7), organiza cursos y premios (como el Kaj Franck o el Fennia, que dotan las empresas) y edita la revista Form Function Finland (en finés e inglés). El Design Forum cae dentro de la que se llama Manzana del Diseño, que incluye el Museo del Diseño -edificio neorrenacentista de 1890 (Korkeavuorenkatu, 23; entrada: siete euros)- y una serie de tiendas abanderadas, entre las calles Uudemaan, Erottaja y la Esplanadi; en ellas se pueden ver o adquirir obras de creadores como Alvar Aalto, Eero Aarnio, Paavo Tunell, Tapio Wirkkala o Timo Sarpaneva, y de las grandes marcas de diseño finlandés: Nokia (la más conocida, ahora centrada sólo en telefonía móvil), Nanso (moda, creada en 1921), Iittala (fundada en 1930, productora de objetos para cocina y hogar), Fiskars (fabricante desde 1649 de objetos prácticos como las tijeras de mango naranja, "el objeto más pirateado del mundo"), Marimekko (tejidos), Polar (moda deportiva) y Arabia (cerámica).

.

2 La arquitectura

Helsinki es relativamente joven; fue convertida en capital cuando el imperio ruso desplazó a Suecia en la tutela del país, en 1812. Por ello se pueden apreciar tres tipos de construcción muy distintos. Al estilo clasicista impuesto por los zares (como el de la plaza del Senado) le siguió como reacción una arquitectura nacionalista (también llamada romanticismo o carelianismo), que se distingue por el empleo del granito finés y motivos inspirados en la naturaleza. Edificios claves de este último son el Museo Nacional (de Saarinen, Lidgren y Gesellius, 1910), la iglesia Kallio (Lars Sonck, 1912) y la estación de ferrocarril (Eliel Saarinen, 1914).

Pero lo que asombra en Helsinki es su arquitectura moderna. En ella brilla con luz propia Alvar Aalto, pero no fue el único: en su magna creación del campus de la Universidad Politécnica intervinieron también otros, como el matrimonio Raili y Reima Pietilä, creadores del Centro Dipoli para posgraduados, un icono, y el matrimonio Heikki y Kaija Siren, que diseñaron en 1956 la iglesia Tiekirkko. En el centro acaparan la atención dos edificios emblemáticos, el Museo Kiasma y el nuevo Parlamento, terminado el año pasado por Pekka Heling. A un paso del centro queda Ruoholati, el llamado barrio tecnológico, integrado por antiguos almacenes o fábricas reciclados, junto a edificios de nueva planta; allí está el Nokia Research Center (de Tuomo Siitonen, 1999); la Kaapelitehdas o antigua fábrica de cables de Nokia, reconvertida en centro cultural con tres museos, teatros y galerías, y el HTC (High Tech Center, 2001), compuesto por bloques en forma de barcos o proas -con nombres como Pinta, Niña, Santa María, Kontiki- y que obtuvo en 2003 el Premio Eccs Steel Design.

A pocos minutos de este barrio, en Keilahati (Espoo), a orillas del mar, se alzan las sedes de las mayores empresas del país (Nokia, Kone, Radiolinja) en un preciso maridaje de técnica y naturaleza, y poco más allá quedan el campus universitario de Otaniemi y la ciudad-jardín de Tapiola, un experimento urbanístico de los años cincuenta.

3 Alvar Aalto

Este genial arquitecto y diseñador, muerto en 1976, es el gran orgullo nacional. La ruta Aalto puede comenzar en su propia casa, en Munkkiniemi, diseñada por él en 1936, ahora museo (Riihitie, 20; Munkkiniemi; 00 358 9 48 13 50; entrada: 12 euros). En el centro dejó una decena larga de edificios, pero su obra cumbre es la Casa Finlandia, que ideó en 1971 como sala de conciertos y amplió en 1975 para la Conferencia Internacional de Paz. Revestida con mármol de Carrara, las placas no resistieron el frío, fueron sustituidas en 1999 y ahora están las originales en jaulas esparcidas por el parque, como obras de arte que firmaría gustoso Richard Long (visitas guiadas en finés e inglés, 00 358 9 40 241).

Pero el grueso de la obra de Aalto está en el barrio de Otaniemi, en la ciudad universitaria. Allí empezó a trabajar en 1949 (en su periodo rojo) construyendo en ladrillo casas para estudiantes, el anfiteatro (1965), la biblioteca (1970), el depósito de agua y una central térmica. Aalto diseñaba los muebles y lámparas de sus edificios, y decía que "la forma es un misterio que se resiste a la descripción, pero hace feliz a la gente".

4 La música

Jean Sibelius, que vivió a las afueras de Helsinki más de 50 años y murió en 1957, es el gran músico nacional; se puede visitar la casa diseñada para él por Lars Sonck en 1904 (Ainolantie, en Jarvenpäa, 00 358 9 28 73 22; sólo de mayo hasta el 2 de octubre), o el monumento levantado en 1967 por Eila Hiltunen en el parque Sibelius, convertido en símbolo local (Mechelinikatu, 38).

- Información de festivales: www.festivals.fi.

5 El deporte

Del 6 al 14 de agosto se celebrará en Helsinki el Campeonato Mundial de Atletismo, que acogerá a unos 3.000 deportistas de 200 países. El deporte significa mucho para la ciudad. En 1938 se construyó el estadio Olímpico (de Säntti y Lindegren) para los Juegos de 1940; la guerra impidió que se celebraran hasta 1952. El estadio Olímpico y su torre, que serán el principal escenario de los mundiales, se pueden visitar (Paavo Nurmen Tie, 1; 00 358 9 436 60 10). Cerca están el Museo Nacional del Deporte (00 358 9 434 22 50; 3,50 euros). Muy cerca, el Hartwall Areena (Areenakuja, 1), destinado al hockey sobre hielo y patinaje, pero también a grandes espectáculos o conciertos de rock, lo mismo que el estadio de Hielo (Nordenskiöldinkatu).

6 Un museo

Lo último en arte es el Kiasma, un museo de arte contemporáneo más apreciado por el propio recinto que por sus contenidos. El edificio es del americano Steven Holl (1998) y está en la arteria principal, la avenida Mannerheim, entre la estación de Saarinen y el Parlamento, describiendo una elegante curva que absorbe las sombras y reflejos del entorno (Mannerheiminaukio, 2; www.kiasma.fi. 5,50 euros).

7 El mar

En Helsinki no hay ríos ni lagos, pero el Báltico asoma por todas partes, en un astillamiento anfibio que incluye 315 islas. El mar es tan esencial para la imaginería romántico-nacionalista como para la historia local: en 1748, durante la dominación sueca, se levantó la fortaleza marina de Suomenlinna, un complejo defensivo sobre siete islas, declarado patrimonio de la humanidad; en verano es lugar predilecto para pasear y para ir a comer cangrejo en los chiringuitos y restaurantes de temporada. El mar es básico también para la economía. Hay dos grandes líneas de cruceros -Viking y Silja (www.vikingline.fi y www.silja.fi)- que no interrumpen sus idas y venidas a Estocolmo, Tallin o San Petersburgo ni siquiera en invierno; un rompehielos les abre el paso. La construcción de rompehielos es lo que mantiene vivos a los astilleros de Helsinki: el 60% de ese tipo de navíos en todo el mundo ha sido fabricados aquí.

8 Túneles y compras

Dicen de Helsinki que es lo más parecido a un queso emmental: más de 200 kilómetros de túneles horadan sus tripas. Algunos pertenecen al metro: hay una sola línea, con seis estaciones, suficiente para presumir como la capital más pequeña con metro. Pero la mayoría están ocupados por galerías y tiendas para burlar al frío.

En la calle de Alejandro, la arteria más comercial, el frío se combate con calefacción bajo las aceras; nunca hay nieve o hielo. Esta calle corre paralela a la Esplanadi y va desde los grandes almacenes Stockman hasta la plaza del Senado, retaguardia de la plaza del Mercado: en esta última, delante del puerto, se monta diariamente (incluso en invierno) un mercadillo al aire libre de hortalizas y frutas, y también de artesanía. A un paso, en el mercado cubierto anclado en los muelles, se puede comprar comida y delicatessen.

Las mejores tiendas están por la Manzana del Diseño: Ivana Helsinki, moda (Marjaniementie, 30), y más adelante, en la calle Erottaja, está la tienda del Design Forum y Aero, lámparas y muebles; entre otros, la silla burbuja de Eero Arnio, tan solicitada para películas de los setenta o futuristas (Yrjönkatu, 8). Saliendo a la Esplanadi está Artek, la tienda fundada en 1935 por Aalto y un par de socios para comercializar sus diseños (Eteläesplanadi, 18), y al otro lado del paseo, Marimekko, la más conocida en diseño textil y moda, y Aarikka, joyas y artículos de madera (Pohjoisesplanadi, 27).

9 Comer y beber

Entre los restaurantes (ravintola, en finés) más elegantes figuran el Savoy, diseñado por Aalto (Eteläesplanadi, 14), y el Kapelli, un quiosco modernista en plena Espa (así llaman allí a la Esplanadi). En el Mecca se alían diseño y platos exquisitos (Korkeavuorenkatu, 34), y en Sasso hay mucho ambiente (Eteläranta 10). Un restaurante muy popular y asequible es Demo (Uudenmaankatu, 11) y al lado, Nº 9, menú a ocho euros.

10 Cafés y movida

No hay mucha tradición de cafés en Helsinki, pero sí algunos con cierto historial. Como el Strindberg, abierto por un descendiente del dramaturgo sueco y que fue galería de arte y nido de intelectuales (Pohjoisesplanadi, 33), o el café Aalto, en el piso superior de la Librería Académica, diseñada por el propio Aalto (Pohjoisesplanadi, 39). En el café Esplanad se puede leer gratis los periódicos saboreando un Korvaduust (napolitana de canela); el segundo café es gratis (Pohjoisesplanadi, 33).

Por la noche, bares y cafeterías cierran pronto, y la vida nocturna se refugia en pubs irlandeses o locales como Teatteri, tal vez el más popular, al principio de la Espa, con bar, restaurante y club nocturno. En Helsinki Club (Yliopistokatu, 12) se deja ver gente guapa en la pista de baile, ambiente algo kitsch. Studio 51 (Fredrikinkatu, 51) es la discoteca más grande y reciente. En Jumo Jazz Club (Pursimiehenkatu, 6), jazz en vivo, y en Uniq Ice Bar (Yliopistokatu, 5), un remedo de Laponia, con barra, vasos y esculturas de hielo. El rey de los restaurantes, Sedu Kostinen, personaje muy conocido, abrió en febrero dos locales, Cocoon (Annankatu, 10) y Punavuoren Soho (en el sótano de la Casa de Ingenieros, de Aalto Ratakatu, 9). Para los seguidores de Tom de Finlandia: Con Hombres (Eerikinkatu, 14), Mann's Street (Mannerheimintie, 12 A, 2º piso), y DTM, el más grande, con espectáculo de drag queens (Iso Robertinkatu, 28).

GUÍA PRÁCTICA

Datos básicos- Prefijo telefónico: 00 358 9.

- Temperatura media en julio

(el mes más caluroso): 17,2 grados.

- Población: 560.000 habitantes,

1,2 millones en toda la región.

Cómo ir

- Finnair (www.finnair.com/es; 902 17 81 78) ofrece vuelos de ida y vuelta a Helsinki desde Madrid y Barcelona, por 200 euros más tasas y gastos.- SAS (www.flysas.com; 902 11 71 92) ofrece vuelos a Helsinki, vía Copenhague, desde Madrid, a partir de 65 euros más tasas y gastos de emisión por trayecto.- Iberia (902 40 05 00; www.iberia.com). De Madrid, a partir de 362 euros más tasas y gastos.Información- Oficina de turismo de Finlandiaen Madrid (www.visitfinland.com; 917 49 77 45).- Turismo de Helsinki (169 37 57; www.hel.fi). Ofrece en su web un listado de hoteles de la ciudad, con descripción, links a sus páginas de Internet y otros datos de contacto.- www.hel2.fi/tourism.- Helsinki Expert (22 88 14 00; www.helsinkiexpert.fi) es una central de reservas hoteleras. También venden la Helsinki Card, para transporte público, válida para uno, dos o tres días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2005

Más información