Reportaje:

La final más coherente

Tau y Madrid, los mejores del año, lucharán por el título con los vitorianos como favoritos

La Liga ACB alcanza su último acto en un escenario coherente. Tau y Real Madrid han dominado el panorama con cierta comodidad, plasmada sobre todo en unos playoffs en los que ninguno de los dos contendientes se han visto exigidos al máximo. Las expectativas son grandes y se espera una final larga e igualada aunque sobre el papel el Tau parece contar con mejores argumentos. Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta:

- Antecedentes: El Tau lleva unos cuantos años disputando con éxito partidos de máximo compromiso. Su contundencia y capacidad no suelen verse disminuidas por la exigencia del evento, como muy bien expusieron en su extraordinaria actuación en la Euroliga. El Madrid, en cambio, ha patinado en cada una de sus últimas apariciones en compromisos donde había títulos en juego. El Tau sabe ganar, el Madrid debe demostrarlo.

- Protagonistas: Aunque la personalidad y el historial de ambos entrenadores atraen mucho el foco de atención, es de esperar que el juego pertenezca a los jugadores. Siendo ambos conjuntos buenos representantes del poder de la colectividad, al final los nombres propios acapararán el protagonismo. Bullock, Scola y Macijauskas forman la primera línea y serán objeto de atención prioritaria. Pero los tres dependen mucho de su entorno. Si no encuentran ayudas en sus compañeros de posición, terminarán cercados por la defensa contraria. Sobre todo Scola, el arma de más difícil neutralización, siempre, claro está, que David o Splitter sean capaces de crear el suficiente peligro para dejar espacios de juego.

- Territorio decisivo: Probablemente el mayor hándicap del Madrid. Esta serie casi con toda seguridad se dilucidará en uno o dos partidos que llegarán al final igualados. Hasta ahora, la solvencia en estas situaciones del equipo blanco ha dejado mucho que desear. Ni gestionan bien, ni ejecutan correctamente. Bullock, la primera opción, lleva tiempo sin meter un tiro ganador. Las otras variantes, pura lotería.

- Músculo al cuadrado: Hay trenes con menor potencia que cualquiera de estos dos equipos. La lista de gladiadores es extensa y la dureza con la que se emplean resulta expeditiva. Llegan todos con el cuchillo en la boca, por lo que la lírica se servirá con cuentagotas. De los árbitros dependerá mucho que el juego se acerque a la lucha grecorromana o que los artistas puedan levantar la voz.

- Los bases: Aunque muy desprestigiados por la injerencia constante de los entrenadores en el juego y por la preponderancia de lo físico sobre el pensamiento, los directores tienen algo que decir. La posible presencia de Calderón no sólo resulta importante por la pujanza que aporta, sino también porque desequilibra aún más la balanza del mando en cancha hacia el Tau, pues el Madrid juega sin bases en el estilo tradicional de la palabra.

- Control emocional: Sin ser lo que se dice un equipo de sangre caliente, el Tau, comparado con el Madrid es un polvorín de emociones. Empezando claro está por el volcánico Ivanovic. De vez en cuando, encuentras en gente como Calderón, Scola o Prigioni influencias emocionales. En el Madrid no hay sitio para esas cosas. En las buenas y en las malas, la procesión siempre va por dentro. La misma cara, la misma intensidad robótica. Es un equipo sin alma aparente, lo que en determinados momentos hasta le puede favorecer.

- Pronóstico: Si juega Calderón, 3-1 a favor del Tau. Si no está a su altura, 3-2.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción