Entrevista:ETO'O | MEJOR EXTRANJERO | FÚTBOL | Las estrellas de la temporada, según la encuesta anual de EL PAÍS

"Prometí trabajar para el equipo, no goles: he cumplido"

Samuel Eto'o no prometió goles el día que fue presentado en sociedad como nuevo jugador del Barça, pero juró que trabajaría "como un negro para vivir como un blanco". Consciente de su fama de díscolo dentro y fuera de los campos, en privado avisó a Laporta: "No temas, no daré problemas". En Santander, en el estreno de la Liga, Eto'o empezó a cumplir su palabra. Durante el año, ha contagiado ilusión, ha "tirado del carro" en los partidos y, además, marcó 24 goles, trascendentes muchos, inolvidable alguno, pero ninguno tan decisivo como lo ha sido su participación en el juego. En los 37 partidos de Liga, sólo vio cuatro cartulinas amarillas y en el vestuario no se le conoce problema alguno con un compañero.

Más información

Por eso, antes de dejar Barcelona, con la Liga acabada, dijo con orgullo: "He cumplido con lo que prometí. Decían que no metía goles, que era un jugador polémico, que no me entendería con Ronaldinho. Pero al final, me he comportado como un buen chico, he marcado goles hasta de cabeza y he corrido cuanto he podido para aprovechar el talento de mis compañeros y ayudar a ganar la Liga. He cerrado muchas bocas, y ahora me tiran flores", aseguró Eto'o.

Al final, se quedó sin premio personal, porque no marcó en las dos últimas jornadas de Liga. Por eso, no pudo alcanzar la Bota de Oro que premia al mejor goleador del continente europeo, que ganaron Henry y Forlán, del Villarreral. El uruguayo metió cinco goles en los dos últimos partidos, alcanzó los 25 y se llevó el Pichichi, trofeo que reconoce al mejor artillero de la Liga. Pese a ello, Eto'o, que a los 25 años ha ganado dos veces el Balón de Oro Africano, afirma que hizo "una gran temporada". Los entrenadores de la Liga le avalan. El fútbol español se ha rendido a su grandeza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de junio de 2005.

Lo más visto en...

Top 50