Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 37ª y penúltima jornada de Liga

Un grupo especial de la policía identifica a siete ultras del Atlético

Los hinchas tienen antecedentes por hechos violentos en el deporte

El grupo especial de la policía para actos de violencia en el deporte reconoció a siete de los once individuos que asaltaron el entrenamiento del Atlético el jueves pasado. Les reconoció "porque estaban previamente fichados por otros actos violentos en partidos". No tardaron mucho tiempo en apreciar, gracias a las imágenes de vídeo que filmaron los medios de comunicación, a Francisco L. R., Roberto G. S., Ignacio R. F., Antonio P. S., Javier P. M., Javier S. G. y Adrián A. L.

Los otros cuatro sujetos que amedrentaron a los futbolistas y técnicos rojiblancos con insultos y amenazas serán identificados ya por la Guardia Civil de Las Rozas, a quien corresponde la jurisdicción donde ocurrió el altercado y a quienes se les ha trasladado ya la denuncia rojiblanca. "No les han reconocido porque, o no se ve bien en la grabación, o no están fichados con anterioridad", explican fuentes del club.

Ninguno de los asaltantes reconocidos había pertenecido al grupo Bastión, una fración del Frente Atlético desarticulada tras el asesinato del hincha de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en las cercanías del estadio Vicente Calderón. Los posibles antecedentes penales que acumulen los implicados, son "secreto de la investigación", aunque "no constan" a la seguridad del Atlético.

El club madrileño no identificó directamente en su denuncia del viernes por la mañana a los participantes en el suceso porque "los abonos no llevan foto", aunque algunos empleados del club les reconocieron el mismo día del incidente.

Un incidente que comenzó un poco después del mediodía, cuando un grupo de 16 aficionados radicales se apostó juntó a una puerta inutilizada a insultar y amenazar a la plantilla rojiblanca y a su técnico, a quien le hicieron alusiones sobre su domicilio y sus familiares. Algunos, empezaron a dar patadas en el portón metálico hasta derribarlo. Lo consiguieron y 11 de ellos irrumpieron en el césped. Se aproximaron con lentitud hasta quedarse a medio metro de los jugadores. Uno de ellos, Francisco L. R., Fran, vestido con un traje gris, escondía una porra de madera. Fernando Torres habló con ellos, también Leo Franco trató de calmarlos y Miguel bastón, el entrenador de porteros, les recriminó su actitud. En respuesta, Fran, le amenazó de muerte: "No vas a vivir más", le dijo.

El entrenamiento se dio por concluido y los jugadores abandonaron el campo de prácticas. Un empleado llamó por el móvil a la Guardia Civil y los ultras desaparecieron. Más tarde llegaron cuatro vehículos de la Guardia Civil y dos de la policía local de Majadahonda, la población del noroeste de Madrid donde está ubicada la ciudad deportiva rojiblanca. Los jugadores salieron todos juntos con la protección de las autoridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de mayo de 2005