Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONMANO | Concluye la Liga Asobal

Portland remata en León

El conjunto navarro gana el título pese a la presión del Ciudad Real

De nada le sirvió al Ciudad Real su sprint final en la Liga de balonmano. Tras la tunda que le dio el equipo manchego la jornada anterior en Pamplona, el Portland San Antonio controló los nervios y se proclamó campeón con un punto de ventaja al vencer (24-27) en la difícil cancha del Ademar León.

La contundencia en el ataque de Garralda, el muro que levantó Lozano en la defensa -Zupo Equisoain contarrestó la velocidad de los campeones de la Recopa con un esquema táctico de 6-0- y la soberbia actuación de Hvdit en la portería neutralizaron a los correcaminos de Manolo Cadenas.

Juanín García y sus cambios de ritmo fueron la única respuesta que encontró el cuadro navarro en su sufrido camino hasta su segundo título liguero. La reacción del mejor jugador del mundo fue tan insuficiente que su equipo nunca fue por delante. Aunque redujo a un gol (20-21) la ventaja forastera a falta de diez minutos, el Portland cortó la remontada cerrando espacios y acelerando a fondo.

El Ademar, sin velocidad, no es nada. Con los hados y la fe ciega de sus compañeros de su parte, la intimidación del portero danés, jaleado por los 150 navarros desplazados a Castilla y León, fue determinante.

En la otra Castilla, el Ciudad Real cumplió con su parte y superó con abundancia al Teucro (36-25). Fue una victoria muda, con el Quijote Arena pendiente de los garbanzos que se cocían en el Norte. Más celebrados fueron los éxitos en Barcelona (25-27) y Pamplona (24-27), que hasta el final mantuvieron intactas las posibilidades del defensor de la corona.

La muerte en noviembre de su guardameta Vladímir Rivero y la eliminación a manos del Barcelona en la Champions, en el último balón, apuntaban a una campaña para el olvido. El triunfo en León, proeza que sólo había conseguido el Valladolid, le sirvió al Portland para renovar su título de 2002, cuando también se llevó la Copa de Europa.Richardon ganó un título el año de su despedida. Duishebáev, que cuando pierde no pega ojo, ya sólo los podrá lograr como entrenador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2005