Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | La españolización de la Premier League

Mercados muy restringidos

El Athletic, obligado por su filosofía deportiva a mimar su producción propia, siempre se ha negado al traspaso de futbolistas singulares de la plantilla. Sin embargo, a medida que las deudas han hecho mella en su economía, la venta de activos ha sido la única solución.

La marcha de Garay al Barcelona permitió hace cuatro decenios la construcción de una tribuna en San Mamés. Los posteriores traspasos de Alexanco o Zubizarreta al mismo Barça afianzaron la economía de un club que todavía no había sufrido su peor crisis. En su día, José Julián Lertxundi se vio obligado a traspasar a Alkorta al Madrid ante la falta de liquidez, lo que le supuso una gran reprimenda de los aficionados. Karanka, más tarde, también acabó en el club blanco.

Sólo Julen Guerrero se escapó a esa dinámica. Dijo "no" a la oferta del Madrid y el club, después, lo blindó hasta 2007. Eran los tiempos previos al floreciente mercado televisivo, que repartió millones y millones a los clubes de fútbol.

Ahora, el Athletic sufre una fuerte crisis económica que le ha obligado a negociar a la baja con sus jugadores para racionalizar el gasto. Los intentos por buscar ingresos atípicos chocan siempre con el tamaño y la proyección de un club con mercados muy restringidos. Ni siquiera ha conseguido un patrocinador para lucir publicidad en la camiseta -salvo los apoyos institucionales del Gobierno vasco y la Diputación de Vizcaya- una vez que la directiva anterior la puso en el escaparate.

Así, el traspaso de Del Horno parece la única solución de un club que en breve tendrá que afrontar otra patata caliente: la renovación de Iraola y la de Yeste, otro futbolista codiciado por los grandes clubes e intimo amigo de Del Horno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2005