Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un hombre horas después de ser embestido por un toro en Altura

Un hombre de 65 años, vecino de Valencia, murió el domingo en el hospital de Sagunto horas después de que fuera embestido y arrastrado quince metros por un toro en Altura (Alt Palància).

Poco después de las 20.30, una pareja cruzaba la calle de Los Desamparados del pueblo de Altura. Él llevaba en las manos algunas bolsas. Venían de la compra. Se dirigían a casa de unos amigos, donde tenían previsto celebrar con una cena la festividad de Altura. Pero antes de que acabara de cruzar la calle se vio sorprendido por un toro que lo arrastró a lo largo de 15 metros, en los que sufrió varios golpes en la cabeza. La mujer escapó de la cogida. La víctima fue trasladada al hospital de Sagunto, donde falleció el domingo.

La familia de la víctima expresó ayer sus críticas a la atención recibida por el fallecido minutos después de la embestida. Luis Fayos, hijo del hombre muerto, afirmó: "Mi padre se dio un golpe fuerte en la cabeza, también en las nalgas y en el tórax, lo que le afectó a un pulmón. Permaneció 15 minutos tirado en plena calle, sin que ningún miembro del servicio sanitario de urgencia acudiera en su ayuda. Ese cuarto de hora fue vital en la evolución de las heridas que le causó el toro". La familia estudia denunciar al Ayuntamiento por negligencia. Según detalló Fayos: "La única ambulancia presente en los festejos estaba totalmente desocupada en cuanto a su personal sanitario".

El Ayuntamiento, en cambio, explicó que en un principio el herido no llegó a perder el conocimiento y pidió a los sanitarios que le atendieron que le dejaran marcharse a su casa, aunque por precaución por el golpe en la cabeza se le trasladó al Hospital de Sagunt, donde su estado se agravó y falleció.

La concesión de los permisos para la celebración de festejos taurinos depende la Consejería de Justicia y administraciones Públicas, que deja en manos de los ayuntamientos el control de las medidas de seguridad y la disponibilidad de efectivos en casos de emergencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2005