Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruce de acusaciones entre la Academia de la Televisión y TVE por los fallos en la emisión de la gala

La Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV), presidida por Ignacio Salas, ha eludido toda responsabilidad en los fallos técnicos y de organización registrados durante la gala de entrega de los VII premios de la ATV, retransmitidos por TVE-1 el pasado viernes. Tras agradecer a la cúpula directiva de la cadena su actuación, la academia se preguntó los motivos por los que una emisión que concluyó una hora y media después de la grabación no fue detenida para reconducir su desarrollo y solventar los fallos técnicos observados hasta entonces. También sugirió que se investigue "si el comportamiento del productor encargado de la ceremonia estuvo más cerca de un disparatado sabotaje que de la negligencia".

Esta reacción se produjo después de que TVE anunciase su intención de pedir explicaciones a la ATV por "los graves fallos de organización" de la ceremonia. La cadena pública se quejó de los errores de sonido, el desconcierto en el escenario, las sillas vacías en el patio de butacas y de no haber ensayado previamente la gala con todos los presentadores.

Salas consideró estas quejas como "una agresión no tolerable" y acusó a TVE de "buscar responsabilidades fuera". Insistió en que la institución que preside es "un club de notables" que carece de infraestructura para organizar una gala de esas características, ya que sólo cuenta con cuatro empleados. "La ATV puede poner a disposición de la cadena que emite los premios a las estrellas de la competencia a un coste cero. Pero nada más. No se puede pretender que los socios se encarguen de los aspectos técnicos. Es un disparate pensar que el control del sonido pueda corresponder a Jesús Hermida o a Ana Blanco en su calidad de socios", agregó.

La ATV facilitó a TVE las cintas con los programas que optaban a premios, el guión, diseño y estructura de la ceremonia, la participación artística de 80 profesionales, el auditorio del Palacio Municipal de Congresos de Madrid, la sala de prensa y el catering, ocho azafatas, una cena para 750 invitados y las estatuillas. En total la factura ascendió a 215.000 euros, de los que TVE pagará 190.000 por derechos de emisión.

La cadena se declaró ajena a la "organización directa" del acto y advirtió de que no volverá a difundir los premios si no cambian los métodos de trabajo. Salas recordó que el equipo técnico era de TVE y anunció su intención de plantear a la junta directiva de la academia el futuro de la ceremonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de mayo de 2005