Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La música 'skin nazi' aúna a los 'ultras'

Los investigadores detectaron a la cúpula de la sección española de Sangre y Honor tras un recital en Talamanca del Jarama

Un concierto de grupos neonazis en el municipio madrileño de Talamanca del Jarama fue el punto de partida de la Operación Espada de la Guardia Civil, que ha permitido la desarticulación de un importante grupo neonazi, denominado Sangre y Honor. Los agentes de Información (dedicados a la lucha antiterrorista y contra grupos radicales) identificaron a la cúpula de esta célula, además de sus conexiones en distintas provincias españolas. Los investigadores ya decomisaron en ese recital armas prohibidas que fueron depositadas en un juzgado de Alcobendas.

La organización de un concierto de tres grupos neonazis en una pequeña localidad como Talamanca del Jarama (1.800 habitantes, situado a 46 kilómetros al norte de la capital) no pasó inadvertida e hizo que los investigadores de Información se centraran durante ese fin de semana en identificar a todos los intervinientes en el recital.

La Guardia Civil requisó en Talamanca porras y pulverizadores de autodefensa

El contacto con un grupo musical inglés se hizo en un concierto en honor a Hitler

La sección española de Sangre y Honor (Blood & Honour) suele realizar actos conmemorativos coincidiendo con fechas relevantes del nacionalsocialismo, como el nacimiento de Adolf Hitler o el fallecimiento de su lugarteniente, Rudolf Hess. Suelen ser conciertos a los que acuden centenares de seguidores de este grupo radical. El 12 de febrero se celebraba el quinto aniversario de la fundación de la sección española, por lo que anunciaron el concierto en su página web.

Los interesados tenían que contactar por teléfono con el líder de Sangre y Honor en España, Roberto Luengo Usano, de 29 años. También podían adquirirse entradas con llamadas a Sergio Real Díaz, de 28 años, el jefe de Blood & Honour en Zaragoza, o el responsable de Valencia, Francisco Javier Bueno, de 29.

Los grupos que tocaron en el concierto fueron contratados directamente por Roberto Luengo Usano. Entre ellos estaba el inglés Secction 88. Luengo contactó con ellos en un viaje que realizó a Londres el 29 de enero para asistir a un concierto conmemorativo del 72º aniversario del nombramiento de Hitler como canciller (30 de enero de 1933). En esa reunión también contactó con el grupo alemán Faustrecht. El tercer grupo de música fue Estandarte 88, formado por miembros de Sangre y Honor. Éste es un habitual de los conciertos de la sección española, según fuentes judiciales.

Los grupos viajaron el mismo día del concierto en avión a Madrid. Fueron recogidos en el aeropuerto de Barajas por Alberto Luengo Usano, hermano del líder, y por Jorge Vivar Casal, ambos de 25 años. Éste último fue el encargado de trasladar a los componentes de Faustrecht hasta el hotel Zenit, de San Sebastián de los Reyes. El recital se celebró en la discoteca Taj Mahal Rooms, situada en el casco urbano de Talamanca del Jarama. El local fue contratado de forma privada por un vecino de Algete, Alberto Castañera Martín, de 22 años. Pagó 1.500 euros, aunque la recaudación por las bebidas consumidas fue para el propietario del local.

El punto de encuentro para asistir al concierto se fijó a las 20.30 del pasado 12 de febrero en la gasolinera Campsa situada en la salida del kilómetro 23 de la autovía de Burgos (A-1). Allí se encontraba David Ávila Rodríguez, de 24 años. Éste indicaba a los asistentes el lugar exacto y cómo ir hasta la sala.

Desde Zaragoza viajó un autocar con 60 neonazis. Al frente de todos ellos estaba Sergio Real Díaz, lugarteniente de Roberto Luengo en la capital maña. Igual ocurrió con otro autocar procedente de Valencia (en el que viajaban 60 personas), de donde también partieron una furgoneta y varios vehículos particulares.

El quinto aniversario de la sección española de Blood & Honour contó con representación de otros seguidores extranjeros. Los investigadores detectaron presencia de portugueses, ingleses y búlgaros, entre otros. Entre las personas identificadas estaban dos soldados españoles, de 28 y 23 años, según fuentes judiciales. También detectaron a numerosos seguidores procedentes de Talavera de la Reina (Toledo).

Los asistentes tuvieron que pagar 15 euros, que fueron directamente a las arcas de la organización. Dos miembros de este grupo radical se dedicaron a vender las entradas. Mientras, Jorge Vivar Casal, el encargado de recoger a los grupos en el aeropuerto, se encargaba de la seguridad. Los encargados de esta seguridad llevaban camisetas con la inscripción de "Blood Honour España" o "Seguridad".

El concierto comenzó a las diez en punto de la noche y terminó alrededor de las tres de la madrugada del día siguiente. Según el recuento que hicieron los investigadores, acudieron unas 400 personas. En el interior de la sala no se produjeron incidentes destacados, según fuentes judiciales.

Pero la parte más importante de la operación de la Guardia Civil comenzó al final del recital. Los organizadores se dejaron dentro de la discoteca Taj Mahal Rooms diversas cajas precintadas. Dentro de ellas fueron halladas camisetas con inscripciones neonazis y xenófobas, discos compactos con música skin-nazi, libros editados por Ediciones Nueva República (una empresa perteneciente al partido de extrema derecha Movimiento Social Republicano, MSR), editorial que define a Blood & Honour España como Alternativa Joven.

Igualmente, dentro de las cajas fueron halladas diversas armas, como defensas eléctricas, porras extensibles, pulverizadores de autodefensa con gases lacrimógenos HC. Todas estas armas fueron decomisadas por la Guardia Civil en el interior del local. Los dirigentes de Sangre y Honor España, asesorados por el abogado del Movimiento Social Republicano, denunciaron en el juzgado de guardia de Alcobendas (Madrid) la retirada sin autorización de estos enseres de su propiedad, según explicaron fuentes judiciales.

A partir de este concierto, los agentes de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid investigaron a la cúpula de Sangre y Honor. Más de tres meses de investigación han permitido la detención de 21 integrantes de este grupo neonazi, entre los que se encuentran el líder de este grupo y sus lugartenientes. La operación se desarrolló de manera conjunta en Madrid, Zaragoza, Sevilla, Burgos y Jaén.

Lazos directos con la ultraderecha

La sección española del grupo radical neonazi Sangre y Honor tiene una línea directa con el partido de extrema derecha Movimiento Social Republicano (MSR). Un simple cruce de datos de los máximos dirigentes de Blood & Honour con las listas que ha presentado en las distintas circunscripciones MSR da idea de la vinculación entre ambos. Y salen datos curiosos.

El máximo líder de Sangre y Honor, Roberto Luengo Usano, de 29 años, ocupó el segundo puesto de la lista de la provincia de Burgos para las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Igual ocurrió con Sergio Real Díaz, de 28 años, que iba por la circunscripción de Álava para estos comicios. Según consta en la página web de Movimiento Social Republicano, este partido consiguió 6.623 votos en toda España.

Esta formación de extrema derecha también concurrió a las pasadas elecciones al Parlamento Vasco. Jorge Vivar Casal, de 25 años, el encargado de recibir a los grupos que tocaban en el recital, ocupó el puesto número cinco en la lista por Vizcaya.

Entre los 21 detenidos, había un vigilante de seguridad vecino de Getafe, que ocupaba uno de los puestos de lugarteniente de Roberto Luengo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de mayo de 2005

Más información