Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villar, obligado a retirar su amnistía

El CSD anuncia a las federaciones que no tienen competencias para otorgar medidas de gracia

La Federación Española de Fútbol ha dado marcha atrás y se olvida de las anunciadas medidas de gracia prometidas por su presidente Ángel María Villlar desde el mismo momento en que fue reelegido en el cargo el pasado mes de noviembre para un quinto mandato de cuatro años.La anunciada amnistía deportiva de Villar ha caído por tierra al ser prohibida por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

La promesa figuró como uno de los objetivos de la campaña electoral de Villar y tenía fecha fijada, el final de la presente temporada y, sobre todo, algunos destinatarios asignados: las sanciones de la clausura del campo del Barcelona por dos partidos a causa de los incidentes producidos durante la visita del Real Madrid, con lanzamientos de todo tipo de objetos, incluída la cabeza de un cerdo, a su jugador Figo, cuando sacaba los córners, y la suspensión por dos años de Gurpegui, el jugador del Athletic, debido a su positivo por nandrolona hace año y medio, castigo que está pendiente de resolución en el Tribunal Supremo.

El CSD remitió la pasada semana una circular a todas las federaciones deportivas en la que les anunciaba la imposibilidad de conceder medidas de gracia. Los dirigentes del CSD, desde que tuvieron conocimiento del anuncio de Villar, expusieron el asunto a los servicios jurídicos del Estado. El informe que estos servicios elaboraron concluye que toda federación deportiva, al ser un organismo privado, carece de competencias para otorgar esa clase de amnistías, máxime cuando la disciplina deportiva en nuestro país no es independiente, como sucede en la FIFA y en la UEFA, sino que está entroncada en nuestro entramado jurídico y sujeta a lo que disponen las leyes españolas.

Villar tenía previsto llevar la concesión de una amnistía deportiva, para su aprobación, a la asamblea anual de la federación que suele tener lugar en el mes de julio. Ahora se ha visto forzado por el CSD a dar marcha atrás. El anuncio tuvo lugar ayer en Murcia, donde la federación de fútbol celebró una reunión de su junta directiva. Su nuevo portavoz, Jorge Carretero, anunció al coincluir la reunión la retirada de la anunciada medida de gracia a todos los jugadores, clubes y entrenadores sancionados al final de la presente temporadda, capítulo en el que, además del Barcelona y Gurpegui, podría incluirse al seleccionador nacional Luis Aragonés, sancionado con 3.000 euros por "conducta antideportiva" debido al caso Reyes-Henry, y cuyo castigo ha sido recurrido la Comisión Antiviolencia al estimar que el técnico debe ser depurado por "conducta racista".

Luis Aragonés, que en una concentración de la selección, arengó a Reyes, jugador del Arsenal, diciéndole que era "mejor que ese negro de mierda [en referencia a Henry, su compañero de equipo", no podrá verse afectado por las medidas de gracia que pretendía Villar.

La promesa de estas medidas de gracia, incluidas en el programa electoral de Villar, decantó los votos a su favor por parte del Barcelona y del Athletic, entre otros clubes, en su elección, pese a que la Liga Profesional, la patronal de los clubes, se comprometió a apoyar a otro candidato, Gerardo González, al que el presidente de la federación destituyó de su cargo.

Tanto el Barcelona como el Athletic, a través del propio Gurpegui, han llevado sus sanciones hasta la justicia ordinaria. El club azulgrana llegó a retirar el recurso, pero los tribunales no han comunicado aún esa decisión a los órganos federativos, mientras el caso del jugador del Athletic todavía no ha sido fallado por el Tribunal Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005