Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palau de la Música y el de les Arts se reúnen para evitar solaparse

Beneyto comenta que la ópera "ganará" en tamaño, "pero con la acústica, ya veremos"

Los responsables de la Generalitat del Palau de les Arts, futura ópera con cuatro salas, y los del Ayuntamiento, titular del Palau de la Música, han mantenido dos reuniones este mes con el fin de "definir el camino de cada uno" para no solaparse y conseguir que la puesta en marcha del coliseo "suponga sumar y no restar", afirmó ayer la presidenta del Palau de la Música, Mayrén Beneyto.

A seis meses de la primera apertura del Palau de les Arts (8 de octubre) se han mantenido los primeros encuentros entre los responsables musicales para aclarar el futuro de los dos recintos, sobre todo el del Palau de la Música, debido a que el coliseo de la ópera se ha convertido en la principal apuesta cultural de la Generalitat para esta legislatura, con capacidad para acoger conciertos de todo tipo, incluyendo los sinfónicos.

El secretario autonómico de Eventos y Proyectos, Luis Lobón, el edil de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, los intendentes del Palau de les Arts, Helga Schmitd, y del Palau de la Música, Ramón Almazán, además de la gerente de la ópera, Consuelo Lorente, y de Beneyto, han participado en las reuniones, según señalaron ayer los responsables del auditorio.

El Palau de la Música ha adelantado un día el concierto previsto del 8 de octubre para evitar coincidencias. "Vamos a trabajar en conjunto pero no porque vayamos a intervenir el uno en el otro" sino porque "vamos a intentar no coincidir en los programas y no solaparnos", indicó Almazán, que recordó que en otras ciudades como Nueva York conviven el Carnegie Hall con otros centros operísticos.

Ante la pregunta de si habrá público suficiente para los dos auditorios -"la pregunta del millón", apuntó Beneyto-, Almazán se mostró optimista, dijo que en Valencia "hay hambre de ópera", y negó cualquier competencia.

Beneyto lamentó en que se quiera crear competencia y añadió: "De tamaño [el Palau de les Arts] siempre nos ganará, porque es más grande, pero con la acústica ya veremos". "Nosotros tenemos nuestro trabajo de muchos años y eso tiene que tener un valor", concluyó.

La edil recalcó el papel fundamentalmente lírico del Palau de les Arts, mientras que el Palau de la Música seguirá con sus ciclos de lied, música antigua y barroca, las visitas de orquestas y "sobre todo", con la Orquesta de Valencia (OV).

Estas declaraciones se realizaron en la presentación de la programación de esta formación, cuyo director titular es el israelí Yaron Traub. La temporada 2005-2006 tendrá una programación "ambiciosa, ecléctica y muy vinculada" a la Comunidad, a través de sus compositores y acontecimientos como la Copa del América, que incluirá más de medio centenar de conciertos, nueve de los cuales serán dirigidos por Traub, quien manifestó su intención de "dar una cara e identidad propias" a la OV. El director subrayó su voluntad de "integrarse en la cultura valenciana, tanto con los músicos como con los compositores" como prueba el hecho de que el primer recital que ofrecerá al frente de la Orquesta, el próximo 21 de octubre, se abrirá con la suite Aguafuertes de una novela, de Francisco Llácer Pla, que calificó como "uno de los padres de la música valenciana moderna".

En opinión de Traub, la OV está "perfectamente preparada para asumir los retos" de la temporada, en la que habrá un predominio del repertorio romántico y se reservará un espacio especial para los aniversarios de Shostakovich, Schumann y Mozart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005