Ferrer llama a la tolerancia al presentar una exposición sobre Fuster

La muestra de 'El descrèdit de la realitat' evidencia la división en el PP

El vicepresidente de la Diputación de Valencia, Vicente Ferrer, salió ayer al paso de las críticas y presiones recibidas de sectores secesionistas y reaccionarios e hizo un llamamiento a la "tolerancia" y la "pluralidad" al presentar la exposición El descrèdit de la realitat, sobre el libro del ensayista Joan Fuster. Ferrer añadió que el PP "no es el lugar" para los que apuestan por la "intolerancia, la violencia y la división entre los valencianos".

El diputado de Cultura evitó dar nombres en su reivindicación de la "pluralidad" en la conferencia de prensa de las exposiciones del Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim) sobre Fuster y sobre la cartografía valenciana del siglo XVI y XIX, convocada ayer por la mañana con urgencia porque no estaba prevista.

Ferrer, no obstante, quiso defender ante los medios la "oportunidad" de revisar el conocido ensayo que publicó Fuster hace 50 años sobre la abstracción y la figuración en el arte contemporáneo, a pesar de las descalificaciones que le han llovido desde sectores secesionistas y del propio PP, que rechazan al escritor por "catalanista".

La Diputación es escenario del enfrentamiento en el seno del PP entre campistas y zaplanistas. Ferrer es campista y el presidente de la institución, Fernando Giner, zaplanista. Cuando se le preguntó al primero si con sus palabras aludía al segundo, respondió: "Se trata de una reflexión general en el sentido de que el PP es un partido que ha apostado siempre por el diálogo, la pluralidad y la tolerancia. Lo que sí digo es que quien no esté en esa vía, evidentemente, no puede estar en el PP". Luego apostilló: "Pero esto no va en referencia a ninguna persona del PP porque no conozco a ningún militante que no apueste por estas virtudes". Ferrer definió su relación con Giner de "excepcional" y ante la insistencia de los informadores, agregó: "La relación es excepcionalmente buena, no hablo de estado de excepción".

Ferrer incidió en que no comparte "en absoluto el pensamiento político de Fuster", pero insistió en la "oportunidad" de librar una "escaramuza" en favor de "los valores" de la tolerancia. Unos valores que no parecían defender las cerca de 30 personas del violento grupo radical secesionista GAV que se arremolinaron por la tarde en una entrada de la exposición profiriendo gritos contra Cataluña dirigidos a los invitados. Hubo algunos empujones y golpes entre los del GAV y otros jóvenes que se saldaron con tres retenidos e identificados por la policía. En el acto inaugural, ningún miembro del PP acompañó a Ferrer. Sí hubo de la oposición.

La exposición de Fuster, comisariada por Francesc Pérez Moragón, reúne dibujos, fotografías o fotomontajes y la única pintura que realizó el autor del ensayo en el que postuló por una nueva figuración. D'Ortelius a Cavanilles i Tomás López: La ciència cartrogràfica del segle XVI al XIX, comisariada por Josep Cerdá y Carles Ferrer, reúne mapas valencianos de renacentistas flamencos, barrocos e ilustrados de la escuela francesa. Ambas se clausuran el 15 de junio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS