Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ska-P hace un "parón indefinido" en su carrera y se despide con una gran gira

El grupo de rock subversivo dará 36 conciertos en Europa antes de viajar a Suramérica

El grupo de rock subversivo Ska-P pretendía dejar sus escenarios de forma silenciosa, pero la noticia se propagó a través de su página web -www.ska-p.net, con 4.000 entradas diarias- y se vieron "obligados" a dar explicaciones. Ayer, en una rueda de prensa, explicaron que llevan 10 años en la carretera y que necesitan un descanso. A modo de despedida, realizarán 36 conciertos, 14 de ellos en España. Por el momento, Pulpul, cantante y autor de muchas de las canciones, asegura que no tiene planes de futuro, pero Pipi y Joxemi grabarán discos con otros grupos.

Ska-P "nació y creció" en la sala de conciertos Hebe, del popular barrio madrileño de Vallecas, aunque ellos prefieran escribir Vallekas. Por eso eligieron ese emblemático local para contar que se despiden, aunque no dejan claro si se trata de una despedida provisional o definitiva. "No es una separación", aclaró Pulpul, pero lo cierto es que la mitad del grupo -Julio, Luismi y Kogote- no acudió a la rueda de prensa. "Siempre somos nosotros tres los que hablamos", les disculpó Joxemi, pero "hay muy buen rollo entre todos. Si no fuera así, no se lo podríamos transmitir a la gente en los conciertos".

La larga despedida comienza mañana en el Festival des Terre-Neuvas en Francia. "Somos cabeza de cartel y las entradas están todas vendidas y las de Scorpions, que cierra, todavía no", cuentan orgullosos. Su tour europeo termina en La Cubierta de Leganés (Madrid) el 17 de septiembre y entremedias harán 34 actuaciones en España, Alemania, Italia, Suiza y Hungría. Después se irán a Suramérica, donde arrasan. Las fechas no están cerradas, pero sí saben que cantarán en México, Chile, Argentina y Uruguay. "Hemos puesto un límite, porque no podemos estar en todas partes". De actuar en Hebe ni hablan. "Es un local para 300 personas y se montaría un cristo monumental", dicen. "A lo mejor un día, borrachos, por sorpresa", pronostican. Su gira por España les llevará al País Vasco, Aragón, Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Valencia, Cataluña y Cantabria.

Ska-P nació en 1994 y comenzaron a despuntar en Madrid con una canción de apoyo al Rayo Vallecano. El tema se convirtió en el himno de muchos bares y se corrió la voz sobre un grupo que criticaba la corrupción política, la represión policial y el racismo. Su primer gran éxito llegó tras el Vallekas Rock, cuando editaron el Vals del obrero, con su célebre Legalización, en la que pedían el consumo legal de cannabis. Y desde entonces, discos casi cada año -Eurosis, Planeta Eskoria, En concierto, ¡Que corra la voz!, Incontrolable- y fans que apenas entienden sus letras subversivas arropándoles en directo por toda Europa. Hasta que el pasado febrero colgaron en su web sus planes venideros y "fue como una bomba".

Resignación

"Hemos recibido miles de mails en todos los idiomas de gente que nos dice que sigamos. La mayoría lo lleva con resignación porque saben que no somos CD sino seres humanos, y unos pocos nos han amenazado", recuerdan entre risas. Desde Internet, la banda anima a sus seguidores en castellano, italiano, inglés y francés: "¡Venga!, ya estamos colgando los conciertos de este año, vamos a disfrutarlos juntos, y después, que venga lo que tenga que venir. Salud y libertad".

"El motor se ha calentado y hace mucho tiempo que tenía que haberse detenido. Ha sido demasiada presión, muchos kilómetros.", explica Pulpul. "Un disco cada octubre, giras de 60 conciertos con todas las entradas vendidas con antelación y mucho tiempo fuera de casa. Este parón tenía que llegar porque no se puede soportar un ritmo semejante. Y luego, si nos entra el gusanillo, volvemos con un discazo", prosigue.

Pulpul, letrista, voz y guitarra de Ska-P, piensa dedicarse a la buena vida al menos un año -"quiero disfrutar de mi niña y no me asusta trabajar. Si alguien quiere un auxiliar administrativo semifamosillo, ya sabe"-; Pipi, cantante y performer en los espectáculos, tiene un grupo, The locos, con Santi, guitarrista de Canallas. Ensayará entre concierto y concierto de la gira y para finales de año planea sacar un álbum. Y Joxemi, más de lo mismo. Con su otra banda, No-relax, editará pronto su segundo disco.

Pese a los éxitos cosechados, los miembros de Ska-P aseguran no estar montados en el dólar y seguirán actuando por separado. "Con lo que realmente ganamos es con los conciertos. Con los discos gana la compañía. Nosotros, un pellizquito, y como somos más que Los Marismeños, no tocamos a nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2005