Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Jubilaciones millonarias

La Audiencia Nacional ha absuelto a Botín, Amusátegui y Corcóstegui de los delitos que se les imputaban. Lo que sorprende es que las retribuciones que se han manejado, en ocasiones de más de 100 millones de euros, pretenda justificarlas el Tribunal (eficacia, beneficio de la entidad, de los accionistas) con criterios extrajurídicos, esforzándose en encuadrarlas en el marco de la legalidad, es decir, en el campo del Derecho.

Pero la ley viene a ser el mero aspecto formal del Derecho, lo que la norma transcribe. Lo que importa es su legitimidad, y ésta pertenece a los conceptos fundamentales, y se refiere a los principios justificativos del propio Derecho. La legitimidad es, por tanto, el aspecto ético del repetido Derecho, los principios que impregnan las normas jurídicas.

Estamos ante un caso, por la cuantía de las retribuciones, de desmesura, de escándalo, de impudicia. Y si tales circunstancias están amparadas, o meramente permitidas, por una norma jurídica, la legitimidad de ésta deja mucho que desear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2005