Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acusa al PP de intentar cargar las facturas de sus deudas al Gobierno socialista

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE), Rafael Simancas, aseguró que la presidenta del PP y de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hizo ayer "un alarde de extremismo frente al talante moderado, tolerante y dialogante que viene ejerciendo José Luis Rodríguez Zapatero".

Ante los términos empleados por Aguirre al analizar el primer año de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Simancas dijo que resulta paradójico que la presidenta hable de moderación cuando califica al jefe del Ejecutivo central de "sectario y extremista", en un rosario de críticas destructivas.

El dirigente socialista considera que la alusión insistente de Aguirre sobre la "deuda histórica del Estado con la Comunidad de Madrid es sencillamente sangrante".

"Si hay deuda histórica es la del PP con Madrid. Nadie puede olvidar que la financiación de la Comunidad fue negociada en 1999 entre el entonces presidente del Ejecutivo, José María Aznar, y el entonces presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón. Aguirre no puede pasar al Gobierno socialista las facturas de las deudas del PP", añadió Simancas.

Según Simancas, "a Esperanza Aguirre parece que le gusta más ejercer de oposición que de Gobierno", por lo que él la invita a "que se examine más a sí misma". "Creo que en algunas facetas de su gestión no ha llegado al aprobado", afirmó el líder socialista.

El "puesto" de Rajoy

Por su parte, la secretaria de Política Institucional del Partido Socialista de Madrid (PSM), Ruth Porta, aseguró ayer que Aguirre, "está empeñada en quitarle el puesto" al presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, como "líder nacional de la oposición", en lugar de "dedicarse a aquello para lo que fue elegida, que es ser presidenta de la Comunidad de Madrid".

Porta consideró que las críticas de la jefa del Ejecutivo autonómico al Gabinete de Zapatero constituyen "un error de planteamiento y de ubicación, sobre todo en un momento en el que los conflictos le surgen por doquier".

La diputada Porta considera "irónico" que Aguirre haya convocado a la Junta Directiva Regional del PP de Madrid con el fin de "criticar el primer año de Gobierno socialista" y "cumplir un papel" que, a su juicio, "no le corresponde". El portavoz del Grupo Popular, Antonio Beteta, calificó las manifestaciones de Porta como "una injerencia bochornosa en la independencia" de su partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005