El Rey visita las instalaciones del Eurofighter en la base de Morón

Los pilotos españoles del caza europeo se forman en Sevilla

El Rey visitó ayer la base aérea de Morón (Sevilla) para conocer cómo se integran los seis primeros aviones de combate Eurofighter Typhoon en el Ala 11 del Ejército del Aire. Acompañado por el ministro de Defensa, José Bono, Don Juan Carlos recorrió las instalaciones militares donde se le explicó las pruebas técnicas a las que se someten los motores del avión de combate y cómo se entrenan los pilotos.

Tras pasar revista a las tropas de la base, el Rey, que llegó a la base en el mismo avión de la Fuerza Aérea que José Bono, inició su visita a las instalaciones. En todo momento Don Juan Carlos y las autoridades civiles y militares que le acompañaban fue guiado por el coronel Javier Salto, jefe del centro.

El Eurofighter -que todavía se encuentra en fase de desarrollo- es denominado en el Ejército del Aire como C.16. Es un caza de fabricación íntegramente europea fruto de la colaboración entre el Reino Unido, Alemania, Italia y España. Hasta el momento, las Fuerzas Armadas españolas cuentan con seis aparatos que han sido ensamblados en las instalaciones que tienen en Getafe. La media docena de naves se encuentran integradas en el Ala 11 del Ejército del Aire con sede en Morón.

El Rey y su comitiva visitaron los hangares donde se prueban los motores del avión de combate europeo. Posteriormente visitaron uno de los dos simuladores de vuelo con los que cuenta Morón. El complejo militar sevillano es el centro de formación de los pilotos españoles que guían estas naves. Según fuentes de Defensa, el Eurofighter es el aparato aéreo militar más avanzado tecnológicamente del mundo. La visita terminó con una exhibición aérea en la que el caza demostró en una serie de maniobras su capacidad de vuelo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS