Crónica:MOTOCICLISMO | Gran Premio de EspañaCrónica
i

Pablo Nieto se cae a falta de tres vueltas cuando iba segundo en 125cc

"La elección estaba clara: era gloria o mierda. Y ha salido mierda. Ésta ha sido la caída más dolorosa de mi vida. En otro circuito quizás habría estudiado a mis rivales y habría luchado por el segundo puesto, pero en Jerez estoy obligado a darlo todo por esta afición, la mejor del mundo". Pablo Nieto decidió ayer poner en solfa el dominio italiano en la categoría menor, la de 125cc, y a punto estuvo de lograrlo. El español hizo, de forma inesperada, un carrerón. Ni él mismo creía que la moto, la Derbi, que no está todo lo fina que debía, le respondiera como lo hizo. Lo demás, que fue mucho, lo puso él. Arrancó en el puesto 13º -una maldición cuando de la familia Nieto se trata-, llegó a viajar primero y, a tres vueltas del final, cuando era segundo, cuando perseguía al italiano Marco Simoncelli, al que tenía entre ceja y ceja, se le fue la mano. Frenó tan tarde que se salió del asfalto en perfecta línea recta. Logró volver a la carrera y finalizó el 14º, embolsándose cuatro puntitos "muy ricos para el futuro".

La subida de categoría de Héctor Barberá y Jorge Lorenzo ha dejado el octavo de litro sin un español al que se pueda calificar de candidato. Todo parece quedar en manos de los italianos, con el ganador, Simoncelli a la cabeza, o del sanmarinés Manuel Poggiali, que, sorprendentemente, tras ser hace dos años campeón de 250cc, ha bajado un escalón. Pero el gran rendimiento de Nieto, más allá de la caída, genera dudas. A sus 24 años, el de esta temporada se antoja su último tren. Ayer encandiló a los cerca de 127.000 espectadores que hasta el circuito se acercaron. O, al menos, a los que llegaron a tiempo de ver la primera carrera, pues los accesos al recinto siguen siendo de pesadilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de abril de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50