Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Triple banda de Endesa en Italia

Podría controlar el 20% del mercado con activos de EDF y dar entrada a la francesa en España

Endesa puja fuerte para convertirse en la segunda eléctrica italiana y algunos medios, como el diario económico Il Sole 24 Ore, sitúan como favorita la oferta que ha presentado a la francesa EDF para adquirir su participación en Italenergía y controlar así el grupo Edison. La operación tiene mucho sentido estratégico para Endesa según la mayoría de los analistas, que salvo excepciones creen también que es perfectamente asumible en cuanto a precio y endeudamiento.

La española, que es ya la tercera eléctrica italiana, podría casi triplicar con el control de Edison su capacidad de generación en este mercado

Edison, incluidos sus compromisos financieros, vale unos 11.700 millones, y su compra puede forzar una ampliación de capital en Endesa

Électricité de France (EDF), empresa pública presidida por Pierre Gadonneix, que cuenta con el 18% del capital de Italenergía Bis, que controla a su vez el 65% del grupo eléctrico y gasista italiano Edison, baraja en estos días a quién adjudicar la totalidad o parte de este paquete accionarial. En principio, su decisión se hará pública en un mes.

La limitación del ejercicio de sus derechos políticos en estas compañías al 2% del capital, introducida por el Gobierno de Berlusconi aduciendo falta de reciprocidad en el mercado energético francés para la entrada de empresas de capital público extranjero, ha impulsado a la apertura de este proceso de venta por parte de EDF. Esta limitación de derechos y también el oneroso compromiso suscrito con sus socios en Italenergía (Fiat, Tasara y otros) de comprarles sus participaciones.

EDF cuenta ya con varias ofertas de compra, entre las que figuran como favoritas, según Il Sole 24 Ore, la de la española Endesa y las de las italianas ASM Brescia (titular del 20% de las acciones de Endesa Italia) y AEM Milano.

El grupo que preside Manuel Pizarro, que es ya la tercera eléctrica italiana a través de Endesa Italia (5,9 gigavatios), podría casi triplicar con esta adquisición (9,6 gigavatios en total, 6,4 propios y 3,2 del 50% que controla en Edipower) su capacidad de generación en este mercado. Si se agrega la capacidad de generación de su filial francesa Snet, Endesa casi contaría en este campo con el equivalente "a una Iberdrola" en Europa, al margen del mercado doméstico, señalan algunos analistas.

Edison, además, cuenta con un importante negocio de gas: unas reservas probadas de 15,7 bcm (un bcm equivale a 1.000 millones de metros cúbicos), contratos de importación por unos 13,8 bcm desde Rusia, Libia, Noruega y Qatar, 2.500 kilómetros de red de distribución y 195 clientes, y una cuota de ventas en Italia del 13%.

Deseo insatisfecho

De ahí el sentido estratégico de esta nueva opción de expansión en Italia, larga y discretamente acariciada por la eléctrica española, señalan los analistas, y la duplicidad de ofertas, la suya directa para hacerse con la totalidad de la participación de EDF y la de su asociada ASM Brescia que puja por un 40% de la misma, para responder a las dos opciones de adjudicación que se ha reservado la francesa. En caso de que Endesa o ASM Brescia ganen la puja, lo más probable es que ambas se unan para compartir el esfuerzo y los riesgos de tan elevada inversión.

El valor de Edison, incluidos sus compromisos financieros, podría ascender a 11.700 millones de euros, lo que según algunos analistas podría forzar a Endesa a realizar una ampliación de capital y a elevar su relación entre deuda y fondos propios del 132% al 175%.

"La ventaja de Endesa" con vistas a la adjudicación, dice la prensa italiana, es que su oferta es competitiva, superior al valor en Bolsa de Edison y que además estaría dispuesta a ofrecer contrapartidas a EDF en el mercado español.

En Endesa no quieren comentar su oferta, pero buena parte de los analistas y bancos de inversión han realizado ya los primeros informes sobre esta operación.

ABN, por ejemplo, cree que Endesa podría "financiar fácilmente" la compra de Edison "a través de la entrada de socios externos, la venta de Auna y la venta de algunos activos italianos".

SCH, tras destacar "la claridad estratégica y la racionalidad industrial de la operación", señala que hay "barreras regulatorias y políticas importantes". Desde el punto de vista regulatorio estima que la compra requerirá grandes desinversiones, ya que se integrarían dos de las generadoras vendidas por Enel. Desde el punto de vista político, sus analistas creen que el Gobierno de Berlusconi apoyará una "solución italiana" liderada, por ejemplo, por AEM Milano.

Otros expertos también apuntan la posibilidad de que los gobiernos francés e italiano lleguen finalmente a un acuerdo, hasta ahora imposible, que modifique la situación de EDF en Italia y provoque un cambio en los planes de desinversión que ha puesto en marcha.

Posible OPA

Un informe de Espirito Santo, por su parte, destaca que Endesa alcanzaría con Edison un 20% de cuota en Italia, un mercado hasta ahora muy rentable para la española, que las cifras de la operación son en principio "razonables" y que además habría que tener en cuenta las sinergias de una fusión de Edison y Endesa Italia. Apuntan, sin embargo, que Endesa deberá lanzar una OPA por el capital restante de Edison (36,5%) si alcanza el 100% de Italenergía.

Los expertos de Caja Madrid apuntan que Endesa ha rebajado su ratio de apalancamiento al 1,34% (incluyendo preferentes) por lo que opinan que podría afrontar la adquisición de Edison sin problemas. En DrKW también ven positiva la operación, pero apuntan el riesgo de pagar un sobreprecio. Safei también la considera estratégicamente adecuada, pero desde el punto de vista financiero le preocupan los múltiplos de la operación y la elevada deuda que se reharía (29.000 millones de euros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005