Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Final de la Liga Universitaria de EE UU

Cuarto título para Carolina del Norte

Sean May fue el héroe vencedor, que derrotó 75-70 a Illinois en un gran partido

La universidad de Carolina del Norte, uno de los clásicos del deporte estadounidenses, logró su cuarto título nacional frente a Illinois (75-70), en lo que supone la entrada del entrenador Roy Williams en el panteón del baloncesto universitario y para un grupo de excelentes jugadores, encabezados por Sean May y Rashad McCants, su consagración definitiva.

Roy Williams regresó a Carolina del Norte, donde fue jugador y más tarde ayudante del mítico Dean Smith tras 15 temporadas en la universidad de Kansas, donde alcanzó cuatro Final Four. En una época en la que el talento es difícil de atraer a las aulas, Williams ha dispuesto para su primer campeonato de jugadores que son la envidia de cualquier otro entrenador. Pero si por fin logró su primer campeonato fue gracias a tomar una decisión crucial antes de la final que su equipo disputó contra Illinois: dar el balón a May.

Si alguien fue fundamental en la victoria de Carolina, ese fue May, el bajito y pesado pívot que es mucho más rápido y ágil de lo que parece a simple vista y que fue imparable para los frágiles hombres altos de Illinois. Su actuación recuerda a la de algunos jugadores que han hecho historia por responder cuando el equipo más les necesitaba, en las finales. Los 26 puntos y 10 rebotes de Sean May están a la altura de los grandes, incluso de su padre, Scott, que en 1976 con Indiana produjo casi los mismos números: 26 puntos y 9 rebotes.

Sin embargo, a pesar de disfrutar de 15 puntos de ventaja en la segunda parte, el partido se decidió a falta de un minuto. Si Carolina no supo administrar la ventaja fue gracias a que Illinois peleó de forma admirable todo el encuentro y en especial el base Deron Williams, que movió la pelota con maestría, seleccionando la mejor opción de tiro posible, especialmente en la segunda parte. Pero Illinois acabo inmolándose con su mejor arma: los lanzamientos de tres puntos. La defensa en zona de los Tar Heels desactivó el punto de mira de los tiradores de Illinois, que sólo anotaron 12 de los 38 tiros de larga distancia que intentaron.

Especialmente desafortunado estuvo Luther Head, un jugador que hará carrera en la NBA a base de lanzar a canasta. Head solo anotó 5 de los 15 triples que se jugó y acabó regalando un balón crucial a falta de 2 minutos. Además de May, el tormentoso Rashad McCants, una máquina anotadora cuando está de buen humor, encestó lanzamientos clave al final del partido, y el base Raymond Felton, que se peleó con todo el que se puso delante y que realizó un robo de balón que acabó por finiquitar el duelo influyeron en la victoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2005