Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javi Navarro, castigado con cinco partidos por su codazo a Arango

El Comité de Competición considera que la acción del sevillista no es agresión sino juego violento

El codazo de Javi Navarro, del Sevilla, que llevó al hospital en estado grave al venezolano del Mallorca Juan Arango, ha sido sancionado con cinco partidos de suspensión por el Comité de Competición. El Comité ha descartado juzgar la conducta del jugador sevillista como agresión y la tipifica sólo como juego violento. Además, estima que, según se deduce del vídeo de la jugada, concurre la atenuante del arrepentimiento y le impone la sanción en grado mínimo. La acción se habría quedado sin castigo si el Mallorca no hubiese impugnado la decisión del árbitro, que saldó la jugada con una amonestación.

El Comité de Competición, según su presidente Alfredo Flórez, descartó calificar la jugada como agresión tras examinar la prueba videográfica. "Agresión", explicó Flórez, "es el acto doloso de acometer a otro con intención de lesionarle". El pasado 20 de marzo Juan Arango tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 41 del partido Mallorca-Sevilla, tras recibir un codazo de Javi Navarro y fue ingresado en la UCI de la Policlínica Miramar de Palma de Mallorca con un traumatismo cranoencefálico, la consiguiente conmoción, intensa hemorragia y puntos de sutura. Arango fue sedado inicialmente en la propia sala de urgencias del campo del Mallorca debido a la agitación psicomotriz que presentó.

El árbitro del partido, Pino Zamorano, resolvió la jugada con este texto en su acta del partido: "En el minuto 41 Javi Navarro fue amonestado por el siguiente motivo: derribar a un contrario en la disputa del balón". Para el Comité la acción estaba juzgada por el colegiado con la tarjeta amarilla y su teoría es no entrar de oficio en estos casos. Tuvo que mediar el Mallorca con la impugnación de la medida arbitral y la petición de más severidad a la hora de juzgar la jugada para que el Comité reconsiderase una acción que llegó a originar alarma social por las escalofriantes imágenes de los hechos.

La primera respuesta del Sevilla fue recusar al presidente del Comité por no ser imparcial al haber hecho juicios de valor de la jugada, petición que fue rechazada por improcedente. Al mismo tiempo incidió en que la acción ya estaba juzgada. El Comité, por su parte, replica que la decisión del árbitro "no tiene el carácter de firme".

El Comité, una vez descartada la agresión, tipificó la jugada en los términos que expone el artículo 122.e de los estatutos de la Federación y que se refiere al juego violento. La lesión de Arango que le llevó a ser ingresado de urgencia en un hospital de Palma se considera por tanto "un lance del juego", como comentó el presidente del Comité de Competición, pero con consecuencias dañosas y lesivas.

El Comité se ha limitado a aplicar ese artículo que establece suspensiones de cuatro a 12 partidos. "Hemos aplicado la sanción en un grado mínimo", explicó su presidente, "al tener en cuenta la atenuante de arrepentimiento espontáneo de Javi Navarro". "Esta circunstancia", añadió Flórez, "se desprende del vídeo. El jugador del Sevilla, inmediatamente después de su acción, se interesa por Arango". Ni Navarro ha mencionado el arrepentimiento espontáneo que se le atribuye ni el Sevilla incluye esa circunstancia en las alegaciones que presentó al caso.

Sobre Javi Navarro, además, no pesa circunstancia alguna agravante de reincidencia pese al currículum conflictivo que arrastra. La reincidencia se aplica con una vigencia de un año y, en este periodo, sobre el jugador del Sevilla sólo pesa un antecedente leve, el pasado 30 de noviembre, por un pisotón sin violencia.

El responsable del gabinete jurídico del Sevilla, Manuel Soto, confirmó ayer que el club recurrirá la sanción. Su presidente, José María del Nido, ya había adelantado esta decisión y que agotaría todas las instancias de la justicia deportiva e incluso las de la ordinaria si en ninguna de ellas se anulara o suspendiera el castigo. El Sevilla, en su página web, se mostró "indignado" por el fallo. Por boca de Soto, la directiva sevillista duda incluso de que los tres integrantes del Comité hayan examinado las pruebas documentales que el club presentó en defensa de Navarro.

El Mallorca, por su parte, se mostró conforme con la sanción, según informa Manu Menéndez, y anunció que no se plantea recurrirla. "Lo que ha decidido el Comité, bien está, y el Mallorca no desea interferir en la justicia deportiva", indicó un portavoz del club balear que añadió: "Ya dijimos que la acción de Navarro no debía quedar impune y así ha sido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2005