El Instituto de la Vivienda admite que vecinos e instituciones le adeudan más de 60 millones

El Ivima se compromete a tener realizado un inventario de sus bienes este mismo año

El Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) ha reconocido que varias entidades e inquilinos le adeudan al menos 60 millones de euros desde 2003. Precisamente ese año, la Cámara de Cuentas elaboró un informe que cifraba en 140 millones las deudas pendientes de pagar al Ivima. Pero este organismo, dependiente de la Comunidad, afirma que "la mayor parte de esa cantidad se ha cobrado en los últimos meses de 2004", a la vez que sostiene que durante el presente año dispondrá de un inventario de todos sus inmuebles (la Cámara de Cuentas denuncia que hasta ahora no lo tiene).

Más información
Un organismo que ignora cuántas propiedades tiene y dónde están

En su último informe, la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, -organismo que se ocupa de fiscalizar la actividad económica, presupuestaria, financiera y contable del sector público madrileño- cifró en 2003 en más de 140 millones de euros el montante de dinero que el Ivima estaba pendiente de cobrar de sus deudores.

Según un portavoz del Ivima, "las principales cantidades pendientes se centran en la devolución del préstamo más intereses que deben realizar la Universidad de Alcalá de Henares y la Universidad Carlos III, en este último caso a través del Ayuntamiento de Getafe, por la inversión realizada por el Ivima en la construcción de una residencia de estudiantes para la Universidad Carlos III, y la Universidad de Alcalá de Henares. El importe adeudado en estos casos suma alrededor de 28 millones de euros".

La Cámara de Cuentas también hablaba de una deuda pendiente de cobro por un préstamo concedido al Ayuntamiento de Valdemoro por importe de casi tres millones de euros y advertía: "Este crédito se considera de dudoso cobro, por lo que procedería a una dotación de una provisión por parte del Ivima".

"En este caso ya se ha alcanzado un acuerdo con los responsables municipales, de forma que el Ivima cobrará el principal y los intereses en muy breve plazo", afirman desde este organismo. Además, en sus alegaciones al informe de la Cámara de Cuentas, el Ivima respondió que "de acuerdo con las conversaciones mantenidas con el Ayuntamiento de Valdemoro, éste ha procedido a la venta de inmuebles financiados con los préstamos (dados por el Ivima), con la finalidad de saldar parcialmente la deuda; por eso, no se ha considerado proceder a la dotación de la provisión para insolvencias".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Deuda prescrita

Otra de las críticas que hace la Cámara de Cuentas al Ivima es que este organismo oficial "no cuenta con una relación individualizada de deudores con indicación de los titulares" de esas deudas.

En sus alegaciones, el Ivima aseguró que "sobre las relaciones de deudores, el organismo dispone de relaciones individualizadas, pero existen discrepancias entre éstas y los saldos contables, principalmente en las de origen más antiguo".

Precisamente en éstas, las anteriores a 2000, la Cámara de Cuentas advierte al Ivima de que más de 15 millones de euros serán de difícil cobro porque las deudas podrían haber prescrito según lo recogido "en los términos previstos en el artículo 36 de la ley de Hacienda".

En opinión del Ivima, sin embargo, "los recibos de arrendamientos adeudados no se consideran incobrables en la medida en que el procedimiento seguido por el Ivima es el de ofertar en venta los inmuebles, y, en el momento en que los inquilinos quieran hacer uso de la opción de venta, deben ponerse al corriente de los pagos, saldando la totalidad de su deuda". Un portavoz del Ivima confirma que, al menos le deben a este organismo 60 millones de euros.

Además de las deudas ya citadas y no cobradas aún por el Ivima han de sumarse "20 millones de euros de deuda pendiente de cobro por incidencias con inquilinos, y otros 9 millones de euros en el caso de venta aplazada de viviendas promovidas por el Ivima para colectivos con escasos recursos (ingresos que no superan 15.000 euros anuales). Estas cantidades hacen referencia a los impagos de hace varios ejercicios y que se corresponden con el muy numeroso parque de viviendas, garajes y locales del instituto de la vivienda", según confirma el portavoz. Éste también sostiene que "el Ivima presenta uno de los más bajos índices de morosidad de todo el Estado en comparación con las diferentes instituciones dedicadas a la vivienda protegida en España, especialmente a los colectivos con menores recursos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS