Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

300 inmigrantes vagan por Moguer tras ser desalojados por la policía

Los subsaharianos, que ocupaban cinco asentamientos, buscan trabajo en la fresa

Unos 300 inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen subsahariano, vagan desde ayer por las proximidades de Moguer (Huelva), tras una actuación de la Policía Autonómica, que intervino para que levantaran cinco asentamientos ubicados en la citada localidad, según un comunicado de la Junta. En la operación, que se desarrolló sin incidentes, intervinieron 15 policías autonómicos y cuatro agentes de Medioambiente.

Los 300 inmigrantes desalojados por la policía de tratan ahora de encontrar trabajo en los cultivos de la fresa. La imagen de esos asentamientos, sin unas mínimas condiciones de salubridad, se repite cada año en las proximidades de las localidades freseras de la provincia onubense.

Tres de los campamentos que han sido desalojados se encontraban en el paraje de Las Madres. Los otros dos, se localizaban en los parajes conocidos como El Habitarejo y Cruz de Aspa. Además de subsaharianos, había en esos campamentos personas de origen portugués.

La intervención de ayer no tuvo carácter de oficial. Los propietarios de una de las fincas en las que se habían instalado los inmigrante dieron aviso a la Policía Autonómica, a fin de poner una denuncia por lo que consideraban invasión de su territorio. Cuando los inmigrantes se percataron de la presencia de los agentes, que sólo habían acudido a título informativo, se dieron rápidamente a la fuga, avisándose unos a otros, para evitar ser detenidos.

Estas operaciones se realizan habitualmente de forma coordinada entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía Autonómica, con la colaboración de organizaciones humanitarias.

El delegado del Gobierno andaluz en Huelva, Justo Mañas, afirmó ayer que la policía insistirá en actuaciones de este tipo "para evitar que se ocasione cualquier tipo de problemas sanitarios, higiénicos y sociales".

Por su parte, un vecino de Moguer explicó que este año se observa un número mayor de inmigrantes sin trabajo, entre otras cosas debido a las incidencias climáticas, que han retrasado el inicio de la recolección de la fresa. Pero, a diferencia de años pasados, los inmigrantes no se establecen ya en el casco urbano de Moguer, sino en los campos del entorno.

"Alguien debe haberlos aleccionado para que se establezcan en terrenos públicos, porque si lo hacen en una zona privada, los propietarios llaman inmediatamente a la policía y los desalojan", afirmó el vecino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2005