Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Sorprendente arte urbano

Nunca dejará de sorprenderme esta ciudad, sus calles, sus edificios, sus formas, su luz y, por supuesto, y muy de agradecer, el arte y el bien hacer urbanístico actual que subyace de todos sus rincones.

Sin ir más lejos, en la calle de San Sebastián, perpendicular a la calle de Atocha, y haciendo de nexo entre la plaza Santa Ana y dicha calle, han instalado una clara muestra de arte prehistórico, por denominarlo de alguna manera, dos dólmenes de proporciones diminutas, exigencias del espacio, pero que dan clara muestra del interés artístico de nuestro Ayuntamiento.

A mi modo de ver, el arte urbano alcanza su mayor esplendor cuando consigue interactuar, o digamos, cumplir una función con el viandante, que en buena parte es el que sufre disfruta y conforma en buena medida la urbe, y es en estos pensamientos cuando caí y me di cuenta de que este parámetro artístico es el que utilizó o utilizaron las cabecitas pensantes que lo crearon...

Muchos transeúntes de ambas calles (San Sebastián y Atocha) observan dichas maravillas a su paso y creo que, así como yo, ninguno de ellos ha dado con su utilidad...

Realmente estoy obsesionado con este acertijo y con otros muchos de esta índole que constantemente van surgiendo en esta maravillosa ciudad...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2005