La Junta reduce en 300 plazas el complejo hotelero de Trafalgar

La Comisión Provincial de Urbanismo de Cádiz decidió ayer suspender el punto en el que se iba a debatir sobre el desarrollo del complejo hotelero en torno al faro de Trafalgar, en Barbate, después de que la Consejería de Obras Públicas emitiese un informe desfavorable a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) aprobada por el Ayuntamiento para construir en la zona tres hoteles, con 900 plazas en total.

La Junta y el Consistorio llegaron ayer a un acuerdo por el que la administración local modificará su proyecto para que pueda ser aprobado en la próxima comisión. Deberá reducir la edificabilidad, lo que, según los cálculos municipales, reducirá a 600 las habitaciones posibles. El alcalde advirtió de que los promotores pueden echarse ahora atrás "si no le salen las cuentas".

La propuesta de Obras Públicas, para que pueda salir adelante el complejo turístico, es reducir la edificabilidad del 0'24 al 0'15. Los hoteles no deberán superar las dos plantas y no podrán, por tanto, tener ático, como se planteaba en un principio. Sólo se podrá construir en la parcela noroeste para "evitar la formación de pantallas" paisajísticas, según explicó el delegado de Obras Públicas de la Junta, Pablo Lorenzo. El documento ha sido devuelto al Ayuntamiento para que lo modifique.

El alcalde, Juan Manuel de Jesús (PP), se comprometió en tener listos los cambios "en una semana o dos" para que se pueda debatir en la próxima comisión provincial. Los operadores TUI e Hipotels son los impulsores de los tres hoteles, que cuentan con una inversión de 900 millones de euros y una previsión de creación de 500 puestos de trabajo directos y unos 1.000 indirectos.

Unos 250 vecinos de Barbate se manifestaron ayer ante la sede de la Junta con lemas como "Barbate unido, hoteles, no molinos", para mostrar, al mismo tiempo, su rechazo a los parques eólicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 15 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50