Prórroga por "unos meses"

Fuentes fiscales del entorno de fiscal general Cándido Conde-Pumpido defendieron ayer la propuesta del nombramiento del fiscal conservador José María Luzón, ya que éste solo va a estar en el cargo "unos meses" hasta su jubilación, prevista para el próximo 24 de julio, mientras que con la prolongación de su mandato se intenta "evitar el coste político que supondría no renovarle".

Las mismas fuentes explicaron que también se trataba de "no seguir oyendo a la derecha", en alusión a las recientes comparecencias parlamentarias del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y del propio Conde-Pumpido para explicar la política de nombramientos de fiscales.

Además, el PP ha arreciado en su reciente campaña de acoso a Conde-Pumpido, a quien consideran responsable de la decisión de la Fiscalía Anticorrupción de examinar el archivo por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) del expediente sobre la venta de FG Valores; de no haber recurrido el archivo de la querella contra el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, y de ordenar investigar posibles irregularidades urbanísticas en Majadahonda que podrían salpicar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Precisamente en relación con el caso Atutxa, fuentes fiscales consultadas por este periódico comentaron que el teniente fiscal José María Luzón no debía contar con ser renovado, a tenor de las explicaciones que pidió a Cándido Conde-Pumpido en la Junta de fiscales de Sala el pasado jueves, sobre por qué no había recurrido el archivo de la querella contra Atutxa.

Según las fuentes consultadas, Luzón pidió al fiscal general que explicase su decisión "para que no nos enteremos por la prensa". Conde-Pumpido, que es magistrado de lo Penal del Supremo en situación especial, le replicó con una contundente batería de argumentos jurídicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50