Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELLEN MAcARTHUR | Navegante y plusmarquista de la vuelta al globo en solitario y sin escalas

"En mi vida me he enfrentado a tal grado de agotamiento"

Los franceses, maestros de las regatas oceánicas en solitario, adoran a una menuda e intrépida mujer británica que se llama Ellen MacArthur. Adoran su sencillez, la determinación con que afronta cada reto que se propone. A sus 28 años, MacArthur, que apenas mide 1,61 metros, ha desafiado a los grandes navegantes galos batiendo, con un velero de tres cascos diseñado a su medida, el récord del mundo de la vuelta al globo en solitario, sin escalas ni asistencia. Precisó 71 días y 14 horas, un día y ocho horas menos que el francés Francis Joyon en 2004. La travesía, que constó de 27.348 millas náuticas (50.648 kilómetros), arrancó el 28 de noviembre de 2004 y concluyó el pasado 7 de febrero.

"Los mares del Sur tienen la peor de las reputaciones por su hostilidad y aislamiento. Es un lugar impresionante, inhóspito"

"Extenuada al máximo, hay que forzarse a comer y dormir. Lo más duro de las carreras contrarreloj es que no hay descanso ni tregua"

La historia de la pequeña Ellen, Dame Ellen para los británicos, comienza cuando con apenas cuatro años de edad se quedó prendada del barco de su tía, un modesto velero de recreo. Catorce años después protagoniza hazañas a la velocidad del viento.

Pregunta. ¿Cuáles son sus próximos retos?

Respuesta. Hay todavía grandes y apasionantes desafíos por delante, aunque ahora lo que necesitamos es un tiempo de reflexión, estudiar cuáles son los proyectos más interesantes y después volcarnos en ellos. Cuando atraqué el trimarán B&Q en Falmouth, después de batir el récord del mundo, no estaba triste porque sabía que la vida de este barco no había finalizado. Espero afrontar muchos más retos en el futuro. Por ejemplo, batir el de la travesía transatlántica de Nueva York a Plymouth, vigente desde hace diez años. Ya lo intenté en 2004 y me quedé a 75 minutos de la marca que posee Laurent Bourgnon.

P. ¿Quién es para usted el mejor navegante solitario de la historia?

R. Creo que cualquier navegante que se dispone a circunnavegar el globo merece todos los respetos porque es una gran empresa, tanto si es en una regata como la Vendée Globe o en una travesía en solitario. Es muy difícil destacar a uno, pero quizá los que más se aproximarían serían Francis Chichester, Robin Knox-Johnston y Eric Tarbarly, a quienes leí cuando era más joven y que inspiraron mis sueños.

P. ¿Qué queda de la Ellen que dormía en contenedores en los puertos y soñaba con participar en las grandes regatas oceánicas?

R. ¡Todavía soy la misma Ellen! Tengo los mismos sueños, las mismas aspiraciones. Nada ha cambiado. Por supuesto, las experiencias que he tenido me han influido. Eso es normal. Pero creo que soy la misma persona. Recuerdo aquella época con mucha claridad, y también a las personas que me ayudaron entonces y contribuyeron a que esté donde estoy.

P. ¿Cuáles han sido los momentos más excitantes de su carrera?

R. Ha habido varios: completar mi primera vuelta a Gran Bretaña con el Iduna cuando tenía 18 años; finalizar mi primera Ruta del Ron en 1998; acabar la segunda en la Vendée Globe de 2000-2001; ganar la Ruta del Ron de 2002 después de que unas terribles tormentas al comienzo de la prueba azotaran salvajemente a la flota... Y ahora el proyecto del trimarán B&Q, que ha supuesto un gran esfuerzo: su diseño, su construcción y su puesta a punto hasta el final. Son capítulos de mi trayectoria como navegante. También guardo otros recuerdos, como la visión del primer albatros en los mares del Sur, el primer iceberg... Todos estos recuerdos, compartirlos, es lo más excitante de todo.

P. ¿Quién cree que le arrebatará el récord?

R. Hoy en día no me consta que ningún navegante esté preparando una vuelta al mundo en solitario y sin escalas, pero seguro que habrá alguno, seguro. Los récords están ahí para ser batidos y algún día ocurrirá. Mira lo que están haciendo Bruno Peyron y la tripulación del Orange 2. Una increíble singladura que todavía no ha finalizado [el Orange 2 trata de batir el récord mundial de circunnavegación del planeta, establecido en 58 días el pasado año por el Cheyenne de Steve Fosset]

P. ¿Cuál fue el peor momento de su última travesía?

R. Para mí, el peor momento fue cuando regresábamos del Atlántico Sur y vimos cómo una pieza de sujeción del mástil desaparecía completamente. Las condiciones eran las peores para navegar. Si el barco no planeaba bien, yo no podía relajarme en absoluto. En mi vida me he enfrentado a tal grado de agotamiento. Los mares del Sur tienen la peor de las reputaciones por su hostilidad y aislamiento. Es un lugar impresionante, inhóspito. No hay duda de que tienes que respetar a la mar allá donde estés.

P. ¿Cuál es su principal virtud como navegante?

R. Creo que deberían contestar esta pregunta los restantes navegantes. Hago lo que hago de la mejor manera posible. La determinación y la convicción que muestro en los retos que me planteo es evidente. Sabía que sería muy complicado batir el récord de Joyon, pero siempre debes confiar en las posibilidades que tienes.

P. ¿Cómo supera el sueño, el hambre, el agotamiento..., durante una prueba? ¿Qué trucos emplea?

R. Cuando afrontas una regata, debes ser consciente de los contratiempos que te esperan. Si abandonas, estás acabada. Incluso en los peores momentos, extenuada al máximo, hay que forzarse a comer y dormir para continuar funcionando. Lo más duro de las carreras contrarreloj es que no hay descanso ni tregua. Si tú compites en una regata de flota, con tripulación, y atraviesas una tormenta o no hay viento, sabes que tus competidores están enfrentándose a las mismas condiciones. Pero, en una travesía en solitario, tú único rival es el reloj. La presión es constante.

P. Usted ha navegado en todo tipo de veleros. Ha recorrido el Atlántico desde la costa occidental de Francia hasta Salvador de Bahía en un barco de apenas seis metros de eslora. Ha dado la vuelta al mundo en un velero monocasco de 18 metros. Ha batido el récord del mundo en un trimarán... ¿En cuál ha disfrutado más?

R. En cada barco nuevo que he navegado he adquirido unas experiencias. Conocer y aprender las características y el funcionamiento de cada embarcación es uno de los aspectos más importantes para mí. Pararé el día que monte en un barco y crea que no puedo aprender más. Cada disciplina es diferente. Desde luego, el trimarán diseñado por Niger Irens y Benoit Cabaret es un maravilloso barco.

P. ¿Qué otros pasatiempos o deportes practica?

R. No me queda mucho tiempo para practicar otros deportes. Desde luego, yo me entreno todo el tiempo, pues es una parte importante de mi preparación. Para relajarme me gusta estar en contacto con la naturaleza. Camino, hago ciclismo, me voy de excursión... Disfruto mucho de los espacios abiertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2005