Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El seleccionador, multado con 3.000 euros

El Comité de Competición considera "falta grave" los comentarios racistas de Luis Aragonés sobre Henry y en vísperas del España-Inglaterra

Los comentarios racistas del seleccionador español, Luis Aragonés, ya tienen precio: 3.000 euros. Ésa es la multa que le ha impuesto el Comité de Competición al resolver el expediente que se le abrió a instancias de la Comisión Nacional contra la Violencia en el Deporte por sus comentarios sobre Henry y sus declaraciones previas al partido amistoso entre España e Inglaterra del 17 de noviembre. "No estoy de acuerdo con la multa. Nunca he incurrido en racismo ni soy racista. No he faltado al decoro deportivo", aseguró ayer el técnico al conocer el fallo de Competición. Ahora puede recurrir ante Apelación, para lo que dispone de diez días.

El Comité de Competición, en su reunión de ayer, ha hecho suya la multa de 3.000 euros propuesta hace 20 días por el juez instructor del expediente abierto a Aragonés. También ha existido coincidencia en calificar como "falta grave" los hechos que motivaron la apertura del proceso sancionador.

"El fallo sienta las bases para establecer qué actos son racistas", dice el presidente del organismo sancionador

El pasado octubre, en un entrenamiento de preparación del partido España-Bélgica, de la fase previa del Mundial 2006, Aragonés arengó a Reyes, del Arsenal, inglés, en estos términos: "Dígale al negro [en referencia al francés Henry, compañero suyo de equipo]: '¡Soy mejor que usted!... ¡Negro de mierda, soy mejor que usted". El seleccionador apeló después a "los códigos del fútbol" para justificar su comentario.

Semanas después, en vísperas del partido frente a Inglaterrra y a preguntas de periodistas británicos, Aragonés arremetió contra el antiguo colonialismo del Reino Unido. Finalmente, ya en el estadio Bernabéu, se produjeron insultos y cánticos racistas contra los jugadores ingleses negros por parte de algunos espectadores. La FIFA multó a la federación en diciembre con 65.000 euros y le advirtió de que la selección jugaría a puerta cerrada si se repetían estos incidentes.

La Comisión contra la Violencia consideró los hechos como "incidentes muy graves" pese que dirigentes de la federación trataron de restar importancia a la actitud del seleccionador al estimar que había sido provocado por los periodistas británicos y que, además, pidió disculpas. Instó entonces la apertura del expediente por la vía de urgencia y avisó de que ratificaría o modificaría el fallo que se produjera.

El juez que ha instruido el expediente ha aplicado el artículo 120 de los estatutos de la federación, que contempla "multa de 600 a 3.000 euros, la suspensión por cuatro partidos o la inhabilitación de uno a dos años por actos públicos y notorios que atenten a la dignidad y el decoro deportivo". El Comité de Competición ha coincidido con el instructor en la calificación de los incidentes y también en imponer la multa más elevada de las previstas.

Los integrantes del Comité de Competición consideran que "es evidente" que los comentarios de Luis Aragonés sobre el jugador del Arsenal Henry, "aún ausentes de todo desvalor racista, no responden a sus especiales obligaciones por el cargo de seleccionador que ostenta, y su secuela en la actuación de la conferencia de prensa previa al España-Inglaterra, como acto continuado de áquel, también supone un incremento de lo desafortunado de la actuación". El Comité de Competición, no obstante, estima que las declaraciones del seleccionador español no son racistas, sino que se trata simplemente de una "falta grave".

Para el presidente del Comité de Competición, Alfredo Flórez, el fallo del expediente "sirve para sentar las bases y los criterios para establecer los actos que son racistas y los que no se pueden considerar como tales".

"Nunca falté al decoro deportivo; lo que pude tener fue una verborrea"

"Estoy en contra de esta multa o de cualquier otra sanción", insistió ayer Luis Aragonés al conocer la noticia de la multa que le impuso el Comité de Competición. "Ya se lo dije al juez instructor cuando me envió su diligencia por la que proponía este castigo", añadió el seleccionador. "Que no soy racista y nunca he faltado al decoro deportivo... Si tengo tres medallas al mérito deportivo..., una regional, otra nacional... Lo que pude tener fue una verborrea. Vamos, que no maté a Manolete, que lo mató Islero. No me considero ningún reo. Eso sí, he sido insultado como racista".

El seleccionador anunció que espera recibir la notificación del castigo para recurrir y que no ve motivo para dejar el cargo.

El Comité de Competición ha dado traslado del castigo a la Comisión contra la Violencia en el Deporte como solicitó en su día. Esta Comisión, si no está de acuerdo con la multa, puede recurrirla ante el Comité de Apelación de la federación e incluso puede llevarla hasta el Consejo Superior de Deportes

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2005

Más información