_
_
_
_

El iraquí detenido por el asesinato de siete agentes del CNI queda libre

El iraquí Flayeh Abdul Zarha Anyur Al Mayali, detenido hace ahora casi un año en Base España -el cuartel de las tropas españolas en Diwaniya, Irak- por su presunta colaboración en el asesinato en una carretera de Bagdad de siete agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), ha sido puesto en libertad sin cargos. Al Mayali, que estudió español en Toledo y fue traductor de los agentes del CNI, ha asegurado que recibió malos tratos por parte de militares españoles durante los tres días en que estuvo cautivo en Base España, según informa la cadena SER.

Al Mayali (Diwaniya, 1955) fue detenido el 22 de marzo de 2004 por orden del jefe de la entonces Brigada Plus Ultra, el general Fulgencio Coll, bajo la acusación de haber facilitado a los insurgentes iraquíes información sobre los desplazamientos de los siete agentes del CNI, que fueron asesinados durante una emboscada en una de las carreteras que parten de Bagdad, el 29 de noviembre de 2003.

El traductor fue entregado el 25 de marzo de 2004 a las tropas de Estados Unidos. Según ha declarado tras su liberación, durante esos tres días fue interrogado por cuatro agentes del CNI, que le pusieron una capucha, le ataron las manos a la espalda y le golpearon en la cara y la cabeza. Posteriormente, asegura, fue entregado a la Policía Militar, que lo llamaba "perro". El último episodio de malos tratos, según la cadena SER, fue el traslado hasta Bagdad para ser entregado a las fuerzas de la coalición. En el camino recibió "culatazos", según ha declarado en una entrevista al diario La Vanguardia.

Las tropas americanas lo recluyeron en la tristemente famosa cárcel de Abu Ghraib. Ahora ha sido puesto en libertad sin cargos. De confirmarse los malos tratos, las tropas españolas podrían haber violado la Convención de Ginebra. El Ministerio de Defensa ha asegurado que va a recopilar toda la información posible sobre el caso del traductor, quien tiene pendiente de cobro servicios prestados al Ejército español como traductor de casi cinco millones de pesetas, de los que puede aportar los contratos que llegó a firmar con los militares españoles, según sus propias declaraciones una vez puesto en libertad.

Al Mayali fue profesor de español en la Universidad de Bagdad y tenía una agencia de traducción en la capital. Trabajó para empresarios y periodistas españoles y colaboró directamente con los agentes españoles del CNI acreditados en Bagdad. De hecho, fue un estrecho colaborador del comandante de caballería Alberto Martínez, el principal responsable del CNI en Irak durante la presencia de las tropas españolas en aquel país y que fue uno de los siete asesinados durante la emboscada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_