Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de empresarios crea una plataforma ante la oleada de asaltos a viviendas

El colectivo se manifestará el 26 para exigir mayor seguridad en la Marina Baixa y Alta

La "pasividad" de la Administración ante la oleada de atracos violentos a viviendas de las dos comarcas de la Marina ha impulsado a medio centenar de empresarios a crear la plataforma Ya está bien. El colectivo cívico, que prevé manifestarse el día 26, exige mayor presencia policial para combatir la "extraordinaria" actividad de las mafias. La patronal de firmas inmobiliarias dice que el "miedo" de la población se refleja en la caída en un 30% de las ventas de chalés en el último año y en el desplome del precio en un 20%. Las firmas de seguridad aumentaron su trabajo.

"Yo y mi familia no podemos seguir viviendo así. Estamos aterrorizados", cuenta el empresario Vicente Fabra, una de las últimas víctimas de las numerosas organizaciones mafiosas que han escogido las comarcas costeras del norte de la provincia de Alicante para perpetrar violentos asaltos a viviendas. Cerca de medio centenar de empresarios, asociaciones vecinales y organizaciones humanitarias se han unido en la plataforma Ya está bien ante "el abandono", según ellos, de la Administración.

Las viviendas de municipios costeros de la Marina Baixa y Alta son objetivo de atraco de las redes del Este. Desde diciembre, al menos ocho conocidos empresarios afincados en la zona fueron asaltados por una de estas redes. Antonio Alcaraz, propietario y gerente de una inmobiliaria, dice que el temor de los residentes de estas comarcas se refleja en los datos de ventas de casas y en el precio de las mismas. "Los extranjeros se están marchando y malvendiendo sus casas", dice Alcaraz. Según cifras manejadas por el colectivo de empresas inmobiliarias, la caída en ventas de viviendas en horizontal (chalés, bungalows) se cifra entre un 30% y un 35% en el último año. Además, la pérdida de valor de este tipo de viviendas fue de entre un 20% y un 25%. Otro dato indicativo es la enorme demanda que han experimentado las empresas de seguridad en el último año. Dionisio Rodríguez, propietario de una de las firmas más conocidas de blindaje en la Marina Baixa El Dioni, asegura que su actividad se ha disparado. Sorpresivamente, uno de sus servicios más solicitados por los clientes es el acorazado de puertas, ventanas y el bloqueo de persianas.

La asociación AUGC de la Guardia Civil y el Sindicato Unificado de la Policía del Cuerpo Nacional de Policía avisan de que sin un refuerzo en la plantilla y de medios es imposible desafiar a estas organizaciones. Integradas por antiguos miembros del ejército y ex policías de sus países, estas redes disponen de un sofisticado armamento, automoción y sistemas de comunicación. Precisamente, la alta densidad poblacional, incrementada exponencialmente a raíz de los asentamientos de colonias de centroeuropeos, y el laberíntico entramado urbano convierten en presa fácil las urbanizaciones de Calpe, Altea y Xàbia.

"Blindaré mi casa por miedo"

El último robo de mayor repercusión, por el ensañamiento que emplearon con sus víctimas, se registró en Altea, con un pequeño empresario de la construcción, Vicente Fabra, y su mujer como víctimas. A las dos de la madrugada, dos jóvenes altos forzaron la puerta de la cocina, y se dirigieron al dormitorio. Con amenazas y agresiones despertaron al propietario y le obligaron a entregar la caja fuerte que contenía joyas. Durante el asalto, el propietario de la vivienda fue golpeado de tal forma que precisó asistencia sanitaria. "He tenido suerte de quedar con vida", relata este constructor valenciano afincado en Altea desde hace más de 30 años. "Ahora la blindaré para garantizar la integridad física de mi mujer y de mis hijas". Numerosos chalés de familias con cierto poder adquisitivo de la zona cuentan con habitaciones acorazadas donde duerme los matrimonios y los hijos, para reducir el riesgo de agresiones durante los posibles atracos. Además, guardan dinero en metálico para entregarlo a los asaltantes y así evitar ser apaleados. Sin embargo, los asaltos no se circunscriben a personas pudientes, sino que se extienden a toda la población. Manolo Martínez, portavoz de la asociación de la AUGC, asegura que la escasez de personal y medios del cuerpo garantizan total impunidad a los ladrones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005

Más información