Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Marc Palmés Giró, abogado defensor de Puig Antich

Un paro cardiorrespiratorio acabó ayer en Girona con la vida del abogado penalista Marc Palmés Giró, a los 61 años de edad. Palmés será recordado como uno de los letrados más comprometidos con las libertades democráticas, los derechos humanos y el derecho de defensa de los detenidos durante el franquismo y la transición española.

Defendió en consejo de guerra al anarquista catalán Salvador Puig Antich, a quien el régimen de Franco condenó a muerte y ejecutó por garrote vil el 2 de agosto de 1974. Luego se encargó de la defensa del etarra Juan Paredes, Txiki, fusilado junto a otro miembro de ETA y otros cuatro integrantes del FRAP -los últimos cinco condenados a muerte del régimen- el 27 de septiembre de 1975.

En ambos casos, los abogados defensores y otras personalidades relevantes intentaron movilizar a dirigentes mundiales para conseguir un indulto de Franco, que nunca llegó. Catalanista convencido, Palmés formó parte de la Assemblea de Catalunya -organismo unitario antifranquista- y desde 1997 militaba en Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). El letrado participó en la fundación de la Asociación Catalana de Juristas Demócratas, integrada por un grupo de abogados progresistas abanderados de las libertades y los derechos humanos.

Sin franquismo que combatir y la transición española tocando a su fin, formó parte, junto al ahora fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, o el ex senador Juan María Bandrés o el ex ministro Juan Alberto Belloch de la delegación de observadores de los procesos seguidos en tribunales militares contra los palestinos detenidos en territorios árabes ocupados.

Doce años después (diciembre de 2000) Palmés fue uno de los firmantes del manifiesto por el Diálogo, la Paz y la Libertad, al que se adhirieron cientos de intelectuales y artistas de la sociedad catalana tras el asesinato por parte de ETA del militante socialista Ernest Lluch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2005