Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En apuros, pero no desesperados"

Dicen los obispos vasco/navarros: "Sabemos que es muy difícil mantener el tipo en esta sociedad". Creen padecer un "descrédito generalizado"; vivir en una "intemperie religiosa", y soportar "la crudeza de gran parte de la opinión pública", pero se reconfortan citando a Pablo de Tarso, el más combativo de los apóstoles: "Nos acosan por todas partes, pero no estamos abatidos; nos encontramos en apuros, pero no desesperados". Éstas son otras frases de la larga pastoral:

- Determinismo. "No existe un determinismo que conduzca a nuestras Iglesias a una situación residual. Nada justifica nuestra desesperanza. Ni antes estábamos tan bien ni ahora estamos tan mal. Nos resistimos con fundamento a pensar que tantos seres humanos puedan instalarse de forma permanente en la trivialidad".

- Descrédito. "El descrédito de la institución eclesial nos preocupa, pero puede conducirnos a un amor a la Iglesia más purificado, de adhesiones casi absolutas".

- Privilegios. "Es justo que la Iglesia exija para sus miembros las mismas condiciones de libertad que el conjunto de ciudadanos y denuncie las trabas injustas que se oponen al despliegue de su vida y actividades. Pero es evangélicamente más saludable ser discriminado negativamente que ser privilegiado por los poderes sociales o políticos".

- Autoestima. "Un grupo cuya autoestima colectiva es baja, emite, aun sin quererlo, mensajes subliminales que resultan más disuasorios que persuasivos. Sus miembros ofrecen acomplejadamente su fe, se vuelven propensos a excusarse de sus debilidades y tentados de mostrar escasa adhesión a su comunidad. La tentación de Tomás se actualiza en ellos. No se atreven a decir que son cristianos a secas. Son 'cristianos críticos', 'cristianos dialécticos', 'cristianos erasmistas', 'cristianos en tensión con la Iglesia'. Hace falta tener mucha moral para acercarse siquiera a un grupo que posee esta moral".

- Resto o residuo. "[De nuestras respuestas] dependerá que en el futuro próximo seamos 'un resto' o un 'residuo'. Un resto en el sentido bíblico es un brote de vida con promesa de futuro florecimiento. Un residuo es un pálido recuerdo de un pasado más vigoroso. Lo que está desapareciendo no es el cristianismo, sino una forma histórica de ser cristianos".

- Dios en nebulosa. "Hay un grupo de bautizados cuyos vínculos con la fe y la Iglesia son tenues, casi inexistentes. Muchos de ellos afirman creer en Dios. Pero su rostro no tiene trazos vigorosos. Es una especie de sol mortecino. El nombre de Dios no les es ni familiar ni movilizador. Más que creer en Dios, creen que Dios existe. Esta creencia no tiene influencia ninguna en su diario vivir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005