Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP quiere dividir la Comunidad en 12 circunscripciones electorales

En cada área, según el proyecto, se elegirían entre 9 y 12 diputados

Sobre la mesa de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, el PP ha dejado un proyecto político. Se trata del borrador para dividir la Comunidad de Madrid en un máximo de 12 circunscripciones electorales. En cada uno de estos distritos, los ciudadanos que se acerquen a las urnas en los próximos comicios regionales tendrán que elegir entre las diferentes candidaturas (listas cerradas) que se presenten a los elecciones autonómicas.

Cada partido presentaría -si la Asamblea de Madrid aprueba el proyecto, que, a su vez, obliga a modificar el Estatuto de Autonomía- su lista que, dependiendo del distrito electoral elegido, tendría un mínimo de 9 aspirantes a parlamentario y un máximo de 12.

El proyecto del Partido Popular no divide la región -por ser técnicamente muy difícil- en circunscripciones electorales con el mismo número de votantes. "Es imposible", ponen como ejemplo fuentes populares, "hacer una circunscripción en la sierra norte (menos de 70.000 habitantes censados) con el mismo número de electores que en el sur de la región, donde las grandes ciudades superan cada una los 200.000 habitantes".

Por eso, no todas las circunscripciones incluirán el mismo número de diputados, señalan. Cada distrito electoral, según las cuentas del PP, englobará un mínimo de 250.000 habitantes y un máximo de 400.000 (entre 9 y 12 parlamentarios electos).

Para evitar que determinadas zonas de la región (fundamentalmente la sierra norte o los pequeños pueblos del este de la Comunidad) se queden sin diputado propio, los populares estudian la posibilidad de obligar a los partidos a incluir a un parlamentario de estas zonas en sus listas. "Es la única solución posible para que estas áreas tan despobladas tengan su propia representación en la Asamblea de Vallecas", explican las fuentes consultadas.

Lo que el Partido Popular sí tiene ya claro es que la capital sería dividida en 6 o 7 circunscripciones, de las que saldrían elegidos entre 70 y 75 diputados. El resto de la región elegirá entre 50 y 52 parlamentarios.

"El número de diputados de la capital que serán elegidos se corresponderá con el peso demográfico de la ciudad con respecto al resto de la región", dicen.El Partido Popular, antes de presentar el borrador final al Gobierno de Esperanza Aguirre, ha elaborado nueve proyectos diferentes de división electoral de la Comunidad.

Será la presidenta regional quien aprobará o rechazará el proyecto que tiene sobre la mesa de su despacho que, en líneas generales, crea un gran distrito electoral en el norte de la región (San Sebastián de los Reyes, Alcobendas y los 42 municipios de la sierra norte); otro en el oeste, que engloba a los municipios de la sierra oeste y suroeste (desde Las Rozas a Santa María de la Alameda); dos distritos electorales en el sur (uno en torno a Getafe y otro agrupado sobre Alcorcón y Móstoles); uno más en el sureste (Arganda del Rey y los pueblos próximos de su comarca), y uno último que tendría a Alcalá de Henares como eje.

De todas formas, las fuentes del Partido Popular consultadas insisten en que "el proyecto no está cerrado y puede sufrir modificaciones posteriores por parte de la Comunidad de Madrid".

Balanza electoral

De hecho, hay problemas sin resolver a la hora de situar a algunos municipios en una u otra demarcación electoral. Su ubicación en una u otra zona puede desequilibrar los resultados finales para los tres grandes formaciones políticas en liza en la Comunidad de Madrid (PP, PSOE e IU).

De momento, de cada uno de los nueve proyectos de división electoral de la región estudiados, el PP ha efectuado "una simulación para ver los resultados".

Los populares aseguran que no intentan aprovecharse políticamente del proyecto elegido y presentado en el Gobierno -que para ser realidad necesitaría el apoyo del PSOE e IU y una modificación del Estatuto de Autonomía-, sino que pretenden reflejar una "realidad política, ya que no existe prácticamente ningún parlamento del mundo con más de 100 diputados que sea elegido en una única circunscripción".

Los técnicos del PP mencionan al Parlamento de Israel como única excepción a esta regla. "Aunque su Parlamento está compuesto por unos 120 diputados, Israel tiene una única circunscripción electoral. Pero esta decisión se tomó en su momento por motivos políticos y de seguridad", señalan las fuentes consultadas.

Y es que la Asamblea de Madrid tendrá por primera vez en la legislatura de 2007 122 parlamentarios, 11 más que los actuales. "El aumento de población es evidente en los últimos años y se elige un parlamentario por cada 50.000 censados".

El Partido Popular está sopensando actualmente la posibilidad de que la sierra norte, la zona más despoblada de la región, se incluya como circunscripción electoral junto con San Sebastián de los Reyes y Alcobendas, pero también cabría la posibilidad de que fuese englobada en la zona noreste, donde la población de numerosos municipios medianos (Algete, Cobeña, San Agustín de Guadalix...) podría completar el número de electores necesarios para crear una circunscripción (más de 250.000 personas).

Lo mismo que en la sierra norte ocurre con la zona este de la región (Arganda y pueblos próximos), cuyo distrito electoral podría incluir también a Coslada y San Fernando de Henares.

Lo que sí tiene claro el PP es que ningún distrito de la capital compartirá circunscripción electoral con las ciudades próximas, a pesar de que su composición socioeconómica puede ser muy semejante (Villaverde y Getafe, Coslada y Barajas o Moncloa y Pozuelo, por ejemplo).

"Se ha realizado la división electoral de Madrid pensando en que la capital cuente con sus particulares circunscripciones electorales y que tenga sus diputados propios", indican desde el PP.

Este partido, no obstante, insiste en que todos los diputados elegidos en cada uno de los 12 distritos "será parlamentario de la Asamblea de Madrid y no diputados de distrito", como ocurre en el Parlamento británico, donde en cada circunscripción electoral se elige a un único parlamentario.

Si se aprobase esta división electoral, se daría el caso de que los cabezas de lista de los partidos tendrían que optar por un distrito al que presentarse. "Las combinaciones serían muchas. Los partidos tendrían que decidir si aseguran directamente el escaño en una zona favorable o prefieren reforzar con sus líderes como cabeza de lista electoral las áreas que le son más adversas".

"Resultados semejantes"

El PSOE e IU se han mostrado siempre remisos, sobre todo la coalición de izquierdas que encabeza Fernando Marín, a la división de la Comunidad de Madrid en circunscripciones electorales.

La composición socio-económica de cada una de las circunscripciones es muy importante a la hora de determinar el número de escaños de cada formación política.

Un ejemplo: si en una circunscripción electoral determinada dos de los grandes partidos se repartiesen al 50% los escaños por obtener un número semejante de votos, la inclusión en el distrito de un nuevo pueblo limítrofe -donde uno de estos partidos ganase por mayoría absoluta- desequilibraría totalmente el resultado final al aplicarse la Ley D'Hont.

Desde el PP se asegura, sin embargo, que las diversas simulaciones informáticas que han realizado de los nueve proyectos estudiados "dan resultados muy semejantes".

E, incluso, afirman que este nuevo sistema electoral va a beneficiar a Izquierda Unida, la formación más escéptica con el nuevo sistema electoral. "En el sureste de la región [San Fernando, Rivas...], siempre lograrían escaños", afirman desde el PP.

Pero el sistema de circunscripciones reduciría las posibilidades de IU de obtener parlamentarios en el resto de distritos, ya que la Ley D'Hont favorece siempre a los partidos mayoritarios.

No obstante, la coalición de izquierdas siempre se ha mostrado favorable a estudiar, por lo menos, la propuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005

Más información