_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El final de los otros

Una avalancha de imágenes del horror y toda una plétora de terroríficas historias individuales han partido el corazón colectivo del mundo. Sin embargo, el realista sociológico que llevo dentro se pregunta: dentro de un año, ¿quién estará al tanto, o querrá siquiera estarlo, de lo ocurrido tras la catástrofe del reciente tsunami que en este momento tiene hechizado a todo el mundo? Ésta no es una pregunta ni irrelevante ni impertinente. En realidad, nos lleva directamente al meollo de la cuestión. Precisamente, las catástrofes naturales no son catástrofes naturales en sí mismas ni por sí mismas, sino mercancía informativa altamente perecedera. Constituyen acontecimientos políticos se mire por donde se mire. Pero si analizamos la vertiginosa sucesión de diversos tipos de catástrofes vividas en los últimos tiempos -mencionemos únicamente tres de lo más ilustrativas: Chernóbil, que representa los peligros globales de la tecnología moderna; 11-S, que simboliza los peligros globales del terrorismo, y el tsunami, que nos ha hecho reparar en la naturaleza como agente que amenaza la vida en el globo sin dejarse impresionar lo más mínimo por nuestros intentos de control técnico-científico- detectamos que con la generalización de la percepción global de la violencia el riesgo del estado de excepción amenaza con convertirse en norma.

Todavía se siguen haciendo guerras para conseguir territorio y recursos, al igual que en el pasado; guerras entre Estados, el paradigma de amenaza clásica de la Primera Era Moderna. Sin embargo, las devastaciones y los peligros equiparables a los bélicos que ha traído consigo la Segunda Era Moderna y que tienen pendiente a la opinión pública mundial desde el fin de la guerra fría, se han de entender de manera esencialmente distinta. No siguen el modelo de las guerras nacionales entre Estados, sino el patrón de las consecuencias colaterales no pretendidas de victorias científicas o de procesos de modernización exitosos (paradigma Chernóbil, o también la caja de Pandora que están abriendo ahora las promesas de la tecnología genética, la genética humana y la nanotecnología); o bien el modelo de catástrofe pretendida (paradigma terrorismo de Al-Qaeda que tiene como objetivo la vulnerabilidad universal de la sociedad civil), o bien el tipo de catástrofe natural difundida por los medios de comunicación de masas, que se desencadena en realidad en cada sala de estar y sumerge al mundo entero en un estado de observación participativa, sin escapatoria alguna.

El nuevo capítulo de la sociedad del riesgo mundial que ahora comienza se distingue de los antes mencionados en que las catástrofes naturales no se pueden atribuir a decisiones y a actores humanos (el Gobierno, la economía, la ciencia), o por lo menos no en primera instancia, sino justamente a la "naturaleza asesina" o al "Dios castigador". La naturaleza exonera a la política: las cuestiones de alto voltaje político de la culpa y la expiación, el error y la responsabilidad, que fueron las que desencadenaron los terremotos políticos posteriores a Chernóbil y al 11-S, pierden extrañamente todo su sentido.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Eso significa que los Estados y los gobiernos, tan zarandeados por sus fracasos, pueden sumarse ahora a la ola de la compasión universal y cambiar el incómodo papel de acusados y bellacos por el de auxiliadores y héroes caritativos encargados de organizar las correspondientes medidas preventivas a posteriori (ayuda humanitaria, sistemas de alerta preventiva, reconstrucción). Paradójicamente, las catástrofes naturales son para los políticos lo que un oasis en medio del desierto para alguien que está a punto de morir de sed: les permiten reanimarse en las fuentes de las que mana a borbotones la legitimación fresca. Que nadie piense en el canciller Schröder, que no es la primera vez que ve venir en su auxilio a unas inundaciones que le salvan de naufragar en una derrota electoral ya en ciernes; o en el presidente estadounidense, Bush, que, en calidad de Superman de la protección frente a la catástrofe, espera transformar la desconfianza en confianza, sobre todo en el mundo musulmán.

Pero las catástrofes tecnológicas, terroristas y naturales tienen algo en común. El peligro no es directo, no tiene señas, no lleva uniforme, es anónimo, impredecible e imprevisible. A menudo es un peligro en el que jamás se había pensado, inimaginable, hasta que tiene lugar la catástrofe. El 10 de septiembre de 2001 cualquiera que se tomara en serio el riesgo de atentado terrorista no era más que un chiflado histérico; a partir del 12 de septiembre de 2001 cualquiera que no se lo tome en serio es considerado un cobarde ingenuo e irresponsable (¡europeos!). Este efecto de conversión que conlleva la experiencia de la catástrofe explica por qué a menudo los que niegan el peligro hipotético virtual son precisamente los que se convierten post hoc en verdaderos fundamentalistas de la protección pre-activa contra el riesgo.

Tenemos que vérnoslas con la "diferente naturaleza" de unos peligros que no sólo acaban con la vida de miles de personas y muestran al mundo entero la vulnerabilidad de la civilización, sino que también evidencian la falta de ideas y de orientación imperante. Las premisas en las que se funda, por un lado, el sistema de seguridad militar -el concepto de intimidación- y, por otro, el sistema de seguridad tecnológica -el dominio de la naturaleza por la ciencia- han perdido toda su validez.

Por lo que respecta a las amenazas globales, impera más bien el "no saber", a veces el "no saber todavía" y quizá el "no poder saber" o, peor aún, el "no saber que no se sabe". Tenemos un ejemplo de ello en el tema del cambio climático. Al principio nadie tenía ni la menor idea de que justamente el empleo industrial de hidrocarburos clorofluorados como refrigerantes contribuía al calentamiento del planeta y, con ello, a la destrucción de la capa de ozono. Era un caso claro de "no saber que no se sabe", pero que precisamente por eso ha contribuido de forma nada menospreciable a esa catástrofe latente resultado de consecuencias colaterales que es el cambio climático.

Cuando hablamos aquí de "sociedad" del riesgo mundial lo hacemos en un sentido pos-social porque ni en la política ni en la sociedad nacional o internacional existen reglas que especifiquen qué hay que hacer ante este tipo de amenazas imprecisas e imposibles de delimitar, ni cuáles son las estrategias de respuesta a seguir. En este sentido, cada catástrofe se convierte también en escenario de un juego de poder global por ver quién define las futuras reglas de la política internacional. ¿Utiliza EE UU la ayuda a las zonas de crisis para derrotar a Naciones Unidas en su propio terreno, en el ámbito de la ayuda humanitaria, a ojos del mundo entero? ¿O -como esta vez- confían los EE UU la dirección a la ONU?

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. En el caso de las nuevas amenazas, lo primero que se pierde es la distancia. Antes los terremotos ocurrían siempre en otro sitio. También ahora siguen sacudiendo al continente asiático, pero de repente Asia es Europa, está en todas partes, muy cerca: ¡la categoría de los otros ha dejado de existir! Pero es que no sólo se han desplazado las placas tectónicas, los continentes sociales -Asia y Europa, América y África-, también se superponen unos a otros. ¿Cómo es posible? En buena medida porque existe una nueva forma de vida transnacional que se ha ido propagando bajo mano: la poligamia local del turista medio. El cosmopolitismo banal del turismo de masas es el causante de que a lo largo de los últimos 20 años el Primer y el Tercer Mundo hayan ido penetrando uno en el otro, aunque sea en el marco de escandalosos contrastes entre riqueza y pobreza. Esta movilidad extensiva -y además real, imaginaria y virtual- es la que convierte el desastre en algo personal de manera peculiar, más allá de todas las fronteras geográficas y sociales. Todo el mundo sabe que el rostro de la tragedia podría ser el suyo propio.

Es en esta experiencia crítica de la vulnerabilidad personal y de la indefinición e intercambiabilidad de la propia situación con la de los demás donde comienza el cosmopolitismo, originariamente una sublime idea filosófica, por muy desfigurada que se muestre tras haber arraigado en la cotidianidad de la actitud auxiliadora activa. Porque este maremoto también ha tenido consecuencias colaterales inesperadas: ha impulsado la apertura a escala mundial. Convierte al otro excluido en vecino dentro de esta trampa en la que se ha convertido el mundo. Obliga a construir puentes de manera activa más allá de toda frontera idiomática y de toda oposición existente entre grupos étnicos, naciones y religiones.

Mundos enemistados buscan vías de cooperación. En principio esto puede dar pie al abuso ideológico. Pero también podría dar algún que otro fruto: una isla dividida, Sri Lanka, intenta superar las heridas ocasionadas por la guerra civil. Otra nación dividida, Indonesia, ha transigido y abre a la ayuda internacional la provincia de Aceth, donde desde hace décadas se vive un conflicto sangriento con los separatistas. Quizá se acabe dando una oportunidad a la razón pragmática y los Estados víctimas de esta región decidan ensayar un proceso de cooperación duradero, ¿para maximizar su provecho nacional?

Sin embargo, esta mirada cosmopolita apenas toma la palabra en los medios de comunicación. Las estadísticas de fallecimientos constituyen un contraejemplo macabro; en ellas impera, prácticamente sin fisuras, la perspectiva nacional. Los muertos alemanes reciben trato individualizado; por el contrario, "los otros" se contabilizan por millares redondeados y la cifra de heridos y desaparecidos queda sin precisar. La ministra de Exteriores sueca se lamentaba del "trauma nacional". ¿El trauma de quién? ¿El de los indonesios, el de los indios o el de los tailandeses? ¡No, el de los suecos! Eso es ignorar la quintaesencia cosmopolita de la catástrofe; la muerte no sabe de naciones: han sido suecos e italianos, indios y británicos y alemanes y tailandeses y daneses y estadounidenses y africanos y... los que han perdido la vida en esta catástrofe, a un tiempo local y global, y por los que ahora hay luto global. Pero esto no significa en modo alguno que todos acepten una única definición del riesgo. Suponer eso sería un error garrafal. Cuanto más evidente resulta que los nuevos riesgos no se pueden calcular, pronosticar ni controlar de forma realmente científica, mayor importancia cobran las percepciones que tienen las diversas culturas. Y éstas pueden llegar a diferir enormemente entre el Primer y el Tercer Mundo, dependiendo del trasfondo histórico concreto. Pero tampoco existen catástrofes naturales "puras"; siempre entra en juego la acción -¡o la omisión!- humana.

Mientras que el Primer Mundo responsabiliza sobre todo a la "naturaleza bestial", relegando a un segundo plano el porcentaje de responsabilidad propia, en el Tercer Mundo se va perfilando un proceso en el que la amenaza foránea procedente de Occidente va ganando terreno como definición del riesgo. Según este punto de vista, las naciones industriales, con su inmenso consumo de energía, son las principales culpables del calentamiento del planeta y, con él, del aumento del nivel del agua del mar y, en consecuencia, también del desastre acaecido. No es probable que en esta ocasión el presidente estadounidense, Bush, haga un llamamiento a la "guerra contra la naturaleza bestial", pero algunos movimientos fundamentalistas sí que podrían verse ratificados en su "terrorismo contra Occidente" con una definición de riesgo como ésta: para protegerse del próximo maremoto mortal, debemos blindarnos contra la globalización, expulsar a los extranjeros infieles y volver a nuestras raíces islámicas. Ésta es la ambivalencia que irrumpe en el ámbito de la política internacional de la mano de esta última catástrofe: puede ayudar a fomentar la adopción de una perspectiva cosmopolita o bien puede impulsar el fundamentalismo antimoderno (¡no sólo en el islam!), o ambas cosas a la vez.

Tras el terremoto de Lisboa del año 1755, los ilustrados sometieron a Dios al tribunal de la razón humana. Tras la catástrofe de Chernóbil fueron las promesas de seguridad de la civilización científico-técnica las que se sentaron en el banco de los acusados. Tras la catástrofe asiática, ¿denunciarán los países más directamente afectados el imperialismo de la globalización occidental? ¿O la prestación de una ayuda duradera logrará dotar de credibilidad a la promesa occidental de asumir la responsabilidad cosmopolita por el dolor de los otros?

Ulrich Beck es profesor de Sociología en la Universidad de Múnich. Traducción de News Clips.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_