Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes empresas apoyan la Constitución europea

Representantes de grandes empresas, como Telefónica, Iberia, SCH, Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, NH Hoteles, Fundación ONCE y Fiat, leyeron ayer artículos de la Constitución europea y pidieron el voto afirmativo en el referéndum del próximo 20 de febrero, durante un acto organizado por la Plataforma Cívica por Europa.

Dirigida por el periodista Manuel Campo Vidal, que colabora desde esta plataforma, presidida por el escritor Antonio Gala, en una serie de eventos propagandísticos sobre el referéndum financiada por las empresas citadas, la reunión de ayer incluyó las intervenciones de Aldo Olcese, presidente del Instituto de Analistas Financieros; Carlos Bru, presidente del Movimiento Europeo, y Joaquín Estefanía, director de la Escuela de Periodismo UAM / EL PAÍS.

Olcese explicó su voto afirmativo a la Constitución con el argumento de que la consolidación del bienestar económico y social que caracteriza a Europa depende mucho de que sea ratificada. En su opinión, la nueva Ley Fundamental es esencial para que se superen las dificultades de la Agenda de Lisboa, aprobada en 2000 con el objetivo, hoy inalcanzable, de que la economía europea asuma en 2010 el papel líder que hoy tiene la de EE UU.

Destacó el empresario que la Constitución incluye nuevas categorías de leyes y leyes-marco directamente obligatorias para los Estados miembros, a diferencia de las actuales directivas comunitarias, que en más de la mitad de los casos no se aplican.

Estefanía dio tres razones para votar sí: que, pese a sus defectos, "un día habrá que defenderla", como recordó, dijo, Santiago Carrillo en 1978 de la naciente Constitución española; que, frente a planes como el de Ibarretxe, la Carta europea recoge el objetivo esencial de "superar las antiguas divisiones" de los pueblos de Europa; y que sanciona los derechos políticos, económicos y sociales de la ciudadanía europea.

Bru coincidió en estos motivos y advirtió de que un rechazo de la Constitución acarrearía el "descarrilamiento" del proyecto europeo por una larga temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2005