Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antiinflamatorio Vioxx pudo haber causado entre 88.000 y 140.000 infartos sólo en EE UU

El medicamento de MSD, retirado en 2004, fue el mayor éxito de ventas de la historia

El rofecoxib, el antiinflamatorio no esteroideo comercializado por MSD como Vioxx y retirado del mercado mundial el 30 de septiembre de 2004, pudo haber causado sólo en Estados Unidos entre 88.000 y 140.000 infartos o enfermedades coronarias graves desde su lanzamiento en 1999. Estas estimaciones han sido realizadas por la Food and Drug Administration (FDA), la agencia del medicamento estadounidense, y se publican en la edición digital de la revista médica The Lancet. En España, cuando se retiró el medicamento, más de 277.000 personas lo estaban tomando para tratar la artritis, la artrosis o el dolor.

El rofecoxib pertenece a una clase de medicamentos inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa (COX-2), que en su día fueron conocidos como superaspirinas y que eran recetados para el tratamiento de la artritis por tener menor problemas gástricos que otros antiinflamatorios como la aspirina. El fármaco fue retirado del mercado al asociarse su uso con problemas cardiacos en los pacientes.

Los investigadores de la FDA, en un estudio dirigido por David J. Graham, evaluaron si los riesgos de enfermedad cardiaca coronaria se incrementaban con dosis estándar o altas de rofecoxib en comparación con otro fármaco de su misma familia, el celecoxib o Celebrex, y con otros antiinflamatorios no esteroideos clásicos.

Los científicos estudiaron a 1,4 millones de personas en California que habían tomado antiinflamatorios no esteroideos desde comienzos de 1999 hasta septiembre de 2004. Los pacientes habían recibido varios de estos fármacos, incluyendo celecoxib (unos 40.000 de ellos lo habían tomado), ibuprofeno (consumido por alrededor de un millón), naproxeno (435.000 pacientes tratados) y rofecoxib (unos 27.000).

Los investigadores de la FDA descubrieron que 8.143 personas sufrieron enfermedades cardiacas coronarias graves, de las cuales 1.508 tuvieron una muerte súbita.

Las personas que tomaron rofecoxib tuvieron el 34% más de posibilidades de sufrir estos episodios cardiacos en comparación con aquellos que tomaron otros antiinflamatorios. La enfermedad coronaria fue 1,6 veces más probable entre las personas que tomaban Vioxx que entre las que tomaban Celebrex, y 3,6 veces más frecuente que entre las que tomaban otros antiinflamatorios convencionales.

El estudio también descubrió que las personas que tomaban naproxeno tuvieron el 14% más de riesgo de enfermedad coronaria en comparación con otros antiinflamatorios no esteroideos. Anteriores estudios habían sugerido que el naproxeno protegía contra la enfermedad coronaria.

Las estimaciones indican que "probablemente se produjo un exceso de entre 88.000 y 140.000 casos de enfermedad cardiaca coronaria grave en EE UU mientras el rofecoxib estuvo en el mercado", afirma Graham. La tasa de muerte por infarto cardiaco en EE UU es del 44%, lo que sugiere que muchos de los infartos atribuibles al rofecoxib tuvieron un desenlace fatal.

Graham considera que en el futuro, cuando los ensayos clínicos muestren que un nuevo tratamiento provoca un mayor riesgo de un efecto adverso que el tratamiento habitual, las autoridades deberían ser mucho más cuidadosas a la hora de permitir su uso generalizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2005