Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra suma ya trece asesores y gasta unos 700.000 euros al año en cargos de libre designación

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Castellón publicaba el pasado 11 de enero el nombramiento, con fecha del día 7, de una asesora de presidencia, lo que eleva a trece el número de asesores en nómina en la institución provincial. La nueva asesora, Amparo Marín Andrés, eleva a 26 los cargos de libre designación que, entre asesores y eventuales, ha contratado hasta ahora el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. El también líder del PP de Castellón continúa a la cabeza de los presidentes de Diputación de la Comunidad Valenciana por el volumen de asesores ya que el presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner, tiene dos asesores y un jefe de gabinete, y el de Alicante, José Joaquín Ripoll, no tiene ninguno bajo la denominación de asesor, aunque cuenta con ocho personas de "apoyo" en presidencia y utiliza otros cargos para su personal de libre designación como el de "director" y "director adjunto" del área de presidencia.

El coste que el personal de libre designación de Carlos Fabra tiene para las arcas públicas se eleva a cerca de 700.000 euros al año, de los que 420.000 corresponden a los 13 asesores. Según dijo ayer el portavoz del grupo socialista en la Diputación, Enrique Navarro, esa cantidad es superior a la que la institución provincial destina al plan de infraestructuras y el plan de electrificación rural juntos, a los que, según el presupuesto para el próximo año, se destinarán 300.000 euros en cada caso.

Entre los asesores y cargos de libre designación de Fabra se encuentran concejales de pequeños municipios, ex alcaldes o antiguos diputados del PP, tanto provinciales como autonómicos, que perciben cerca de 38.000 a 19.000 euros al año. El elenco de puestos eventuales se ha incrementado en cada legislatura presidida por Carlos Fabra. Mientras su antecesor, el socialista Francisco Solsona, contrató a tres personas en 1995, Carlos Fabra nombró a 11 poco después de acceder a la presidencia de la Diputación, desde donde ahora ha elevado a 26 los puestos designados "a dedo". Navarro sostuvo ayer que "los 21 puestos del presidente de la Diputación y los 5 que también tiene a cargo del grupo popular en la institución provincial son un número excesivo", y señaló que "Fabra ya ha llegado al límite", mientras recordó que éste se comprometió en el 95 a reducir el número de asesores y directores generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2005