Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wyoming regresa a TVE tras 10 años con un magacín centrado en la actualidad

Iconoclasta, golfo y cañero son adjetivos que definen La azotea, espacio que supone "la rentrée de El Gran Wyoming tras 10 años fuera de la televisión pública en un esfuerzo para hacer una programación divertida, interesante e inteligente", tal como recordó ayer Manuel Pérez Estremera en su primer acto tras la toma de posesión como director de TVE, el miércoles pasado. El nuevo late-night (programa de medianoche), que produce Televisión Española con Ganga (Cuéntame cómo pasó), se estrenará mañana (23.30).

Para Wyoming, La azotea es "técnicamente un talk show, con entrevistas, sketches y colaboradores, basado en la actualidad", y negó que tuviera algo que ver con Caiga quien caiga, "CQC tenía un formato informativo y La azotea es un magacín con invitado". Tras abrir fuego con un monólogo o "una exposición editorial", según el máximo responsable, donde ironizará sobre los asuntos que están en la calle, se continúa con un falso sumario y un mordaz resumen informativo, aunque Wyoming señaló que su intención "no es provocar, sólo apuntar y contar cosas".

Cada semana se entrevistará a un personaje popular. Imanol Arias será el primer invitado. El Gran Wyoming aseguró que el actor acudía al plató por haber sido elegido hombre del año, no por protagonizar Cuéntame, serie producida también por Ganga. Por La azotea pasarán músicos, pero sólo aquellos que estén dispuestos a tocar en directo, "nada de playback", declaró. El percusionista Carlinhos Brown actuará la noche del estreno.

En su aventura televisiva, Wyoming estará acompañado por Pepín Tre en el papel de un surrealista crítico cultural y por Pedro Reyes como médium que, con sus grandes poderes sobrenaturales, entrevistará a grandes personajes de la historia. Asimismo reconoció que la competencia es dura -"hay mucha ficción alrededor"-, pero aseguró que "dentro de unas parrillas homogéneas", La azotea pondrá "una nota de color, de vida y de luz". Pérez Estremera apuntó que no existe la intención "de apretar clavijas, y se hablará de todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2005