Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Madrid depende de Ronaldo

Desde su fichaje en 2002, el equipo sólo ha perdido tres partidos ligueros en los que él haya marcado

Hace un año, Florentino Pérez le dijo a Beckham que antes de dejarle marchar a otro equipo vendía el Bernabéu. Si Beckham vale un Bernabéu, ¿cuánto vale Ronaldo, con el que el Madrid, en dos cursos y medio sólo ha perdido tres veces cuando él ha marcado? El partido contra el Atlético, el domingo pasado, sirvió para desnudar la precaria realidad del Madrid: si Ronaldo -que lleva 57 goles en Liga- no marca el equipo se resiente en exceso. Contra el Atlético, Ronaldo anotó dos goles que valieron la victoria. En este torneo, el Madrid no ha perdido en ninguno de los partidos en los que el delantero ha visto puerta. Pocos futbolistas ofrecen más garantías de éxito. El problema del Madrid es que hoy no tiene más alternativa que Ronaldo.

Desde la conquista del campeonato de Liga en 2003 el Madrid ha respirado por los goles del carioca. El año pasado, el equipo estuvo metido de lleno en la carrera por el título hasta que Ronaldo sufrió una lesión de rodilla en El Sardinero, en la jornada 27. Ese día el Madrid iba líder. Sin el jugador, que estuvo tres jornadas de baja, el Valencia ganó nueve puntos y el Madrid dos. Cuando Ronaldo regresó, jugó dos partidos, marcó en los dos y el Madrid sumó seis puntos: otra vez volvió a la carrera. Pero el jugador se volvió a lesionar en la jornada 31 y ya no hizo otro gol. Sin la puntería del delantero, hasta el final de la Liga, el Madrid consiguió dos puntos, el Barça 15 y el Valencia 11. Sin la puntería de Ronaldo el Madrid se hundió en la Liga como se habría hundido el domingo en el Calderón. Su ausencia por lesión de la final de Copa ante el Zaragoza explican buena parte de la derrota madridista. Lo mismo pasó un año antes, con la eliminación de la Liga de Campeones ante el Juventus, en 2003. Esa noche Ronaldo estaba convaleciente de una lesión, pero salió desde el banquillo al final y provocó un penalti que falló Figo.

En esta Liga ocurre lo mismo: si Ronaldo marca, el equipo se mete en la lucha por el título. Si no lo hace, cae en picado. El brasileño hizo un gol en la primera jornada y no metió otro hasta la séptima. En ese lapso, el Madrid consiguió 10 puntos y el Barcelona 19. Hasta que Ronaldo no volvió a marcar, en las jornadas 7ª, 9ª, 11ª y 13ª el Madrid no pudo recortar puntos. Sus goles al Atlético y a la Real Sociedad han conseguido lo que muchos descartaban: comerle cinco puntos al Barça y poner la Liga en la mira. Impensable sin Ronaldo.

Tan fuerte es la dependencia que el Madrid sólo ha perdido tres de los 42 partidos en los que Ronaldo marcó desde que debutó en Chamartín, en octubre de 2002: 4-2 en Anoeta y 1-5 con el Mallorca en su primer curso, y 4-1 en Sevilla la pasada campaña. Esta temporada ha metido goles en siete encuentros, en seis de ellos abriendo el marcador.

El caso de Fernando Torres en el Atlético es similar. El delantero rojiblanco, de 19 años, ha marcado siete goles en siete partidos esta temporada. Cuando ha marcado Torres el Atlético no ha perdido: dos empates y cinco victorias. Sin los goles de Torres el Atlético sólo ha ganado dos encuentros.

La diferencia entre el Madrid y el Atlético es la misma que existe entre Ronaldo y Torres. Si el Madrid lleva 35 puntos y el Atlético 25 es porque Ronaldo ha marcado 10 goles, y Torres, siete.

Los números hablan de estilos diferentes. Ronaldo, de 27 años, es el definidor más económico del planeta. Torres, adolescente barroco, sólo marca si dibuja un arabesco. El delantero del Atlético ha logrado tres goles en jugada individual y tres en jugada colectiva: se asocia menos con sus compañeros. Ronaldo, rodeado de estrellas, prefiere la combinación: solo ha hecho dos goles en jugada individual.

En su línea hiperactiva, Torres ha marcado un tanto cada 245 minutos de juego; y ha rematado 57 veces a puerta, 8,1 remates por gol. Ronaldo ha visto puerta una vez cada 137 minutos y le ha tomado 41 remates, 4,1 por cada gol. La mitad de esfuerzo que Torres para conseguir casi el doble.

Ronaldo, además, usa las dos piernas. Como Torres, el brasileño es diestro. Pero a diferencia del rojiblanco, tanto le da pegarle con la derecha como con la izquierda. Ronaldo ha conseguido tres goles de zurda y cinco de derecha. Torres hizo cinco goles con la derecha y uno con la izquierda. Por arriba va mejor Torres, sin embargo, sólo ha conseguido un gol de cabeza en la Liga. Ronaldo, que se confiesa inepto para cabecear, debe tener mejores centradores: ha hecho dos goles con el cráneo en lo que va de campeonato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2005