Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendidas las Seis Horas de Euskadi

La organización de las Seis Horas de Euskadi de ciclismo en pista decidió ayer suspender la edición de este año debido al mal estado en que se encuentra el Palacio de los Deportes (Velódromo) de Anoeta. La fuerte granizada caída el pasado 9 de septiembre en San Sebastián causó graves daños en la cubierta de este vetusto pabellón que aún no han sido reparados e impiden celebrar en la fecha prevista, el 12 de febrero, las Seis Horas de Euskadi, que este año cumplían su 27ª edición.

El coordinador general de la prueba, Jaime Ugarte, aseguró ayer a través de un comunicado que las obras emprendidas por el Ayuntamiento de San Sebastián para construir una nueva cubierta no culminarán a tiempo para garantizar la celebración de esta competición.

La techumbre del velódromo sufre actualmente numerosas goteras producidas por los impactos del granizo, que "traspasaron la cubierta en infinidad de puntos" y dejaron ésta como "un enorme colador". El pésimo estado de esta instalación ya fue denunciado meses atrás por los usuarios y empleados del velódromo, pero las reparaciones se han demorado en exceso.

La adjudicación de las obras de la nueva cubierta, con un presupuesto de un millón de euros, se efectuó el pasado 30 de diciembre y los trabajos comenzarán el 17 de enero, pero no podrán acabar acabar a tiempo. Los organizadores tenían la esperanza de que al menos se pudieran cubrir las dos rectas de meta, afectadas por 27 goteras, lo que supone una extensión de más de 4.000 metros cuadrados de techo, pero no habrá tiempo para hacerlo. Además, hay filtraciones que afectan a las gradas y a la zona central del anillo.

El Patronato municipal de Deportes, propietario de la instalación lamenta profundamente y respeta la decisión de suspender las Seis Horas. Tras pedir disculpas a los aficionados a este evento polideportivo, aunque centrado en el ciclismo en pista, los responsables municipales aseguran que se barajó la posibilidad de colocar dos grandes toldos en el techo para cubrir la pista. Sin embargo, en una reunión con los organizadores, decidieron finalmente "no correr ningún riesgo" y suspenderlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 2005