Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAN HERRERA | Diputado 'revelación'

"Yo intento marcar a Zapatero"

Pregunta. Los periodistas parlamentarios le han elegido diputado revelación. ¿Es usted para tanto?

Respuesta. No lo sé. Supongo que lo he hecho bien, y por eso me han elegido. Y no es ni para mucho ni para tanto, pero es suficiente.

P. Aparte de su madre, ¿quién más pensaba que iba a ser una revelación?

R. Pues supongo que Joan Saura, cuando me pidió que fuera diputado y cabeza de lista de Iniciativa-Verds.

P. ¿Y usted qué tiene, piquito de oro?

R. Creo que tengo capacidad de improvisación, soy capaz de dar el pego en una respuesta y lo de la dialéctica no se me da mal.

P. Dar el pego: ¿Gato por liebre en cuanto se descuida?

R. En cuanto se descuida el de enfrente. Pero lo mejor es que hay veces que lo convenzo.

P. Creo que desde los ocho años organizaba manifestaciones y arengas en el colegio. ¿Nació broncas?

R. No. Lo que pasa es que, por la baja calidad del comedor, mi hermana y yo montamos un conato de huelga.

P. ¿Iniciativa e Izquierda Unida tienen un futuro esplendoroso?

R. Yo creo que sí. De hecho, en Iniciativa-Verds hemos tenido un buen resultado en municipales, autonómicas y generales, en un contexto que no era fácil.

P. Pues en la última asamblea de Izquierda Unida han roto bastante vajilla.

R. Sí. En cambio, en la última asamblea de Iniciativa, no. Yo creo que se trata de que haya una evolución positiva.

P. En marzo hablaba de "la tibieza socialista" y "del lío en que nos ha metido Carod". ¿Pelillos a la mar, por mor del tripartito?

R. No, no. Yo continúo hablando del lío en que nos había metido Carod y de una actitud socialista que, si a veces no les atosigáramos, les haría despistarse.

P. No me diga más: tiene que estar todo el día marcando a Maragall para que no se desvíe.

R. No, a Maragall lo marca Saura. Yo intento marcar a Zapatero.

P. Muy fuerte.

R. Intento.

P. Dijo que el Congreso era un patio de colegio.

R. Al llegar me impresionaron los insultos, los pataleos, la actitud bronca, especialmente en los bancos del Partido Popular, pero no sólo en ellos. También me sorprendió que fueran tan teatrales.

P. ¿El que más?

R. Hombre, Martínez Pujalte lo es mucho.

P. ¿Quién ejerce de madre superiora de este cole?

R. Marín.

P. ¿Qué tal priora resulta?

R. A veces tiene exceso de celo. En ocasiones tendría que tener un poco más de cintura, y en otras, más mano dura. Pero es un buen presidente.

P. Entre los escolares, ¿quién le come la merienda a quién?

R. Zaplana y Acebes a Rajoy, sin duda.

P. Desde pequeño habló en castellano a su gato porque había nacido en Madrid. ¿Detalle multicultural de tolerancia notable?

R. Es la realidad de Cataluña, que utilizamos los dos idiomas de forma indistinta.

P. ¿Se llevaría a Carod de fin de semana?

R. No. No, porque no tenemos ninguna relación, ni química ni nada. Pero tampoco me iría con Maragall, o con Mas. Me aburriría tremendamente. Hay también un componente generacional.

P. ¿Le importaría mandarnos unas cajitas de cava si les sobran por lo del boicoteo?

R. Puedo mandárselas, pero no van a quedar muchas cajas, y más si Carod no dice cosas que no tocan. El champán está mucho más caro.

P. De niño quería ser arquitecto o cocinero. ¿Cómo se quedó en parlamentario?

R. Es que no servía para arquitecto. Y empecé a meterme en la vida asociativa. Lo de cocinero es porque es una pasión para mí. En casa cocino yo.

P. Y toca la trompeta. ¿Cuántos vecinos se han cambiado de domicilio?

R. Ninguno. Se han incorporado, incluso. La vecina de abajo toca el piano y canta ópera. En la escalera hay un equilibrio perfecto.

P. ¿Y en el Congreso no le han pedido que haga alguna exhibición?

R. No, porque saben que me dedico demasiado a ser diputado revelación, y que he perdido totalmente el buzzing, la afinación.

P. ¿No se le ha subido la revelación a la cabeza?

R. No. A ver: haciendo política soy apañadito. Tocando la trompeta, no.

PERFIL

Con 33 años, dice que le gusta "la gente que pasa por la política y que después hace otras cosas". Él no se imagina en ella toda la vida, sino volviendo a un despacho de derecho urbanístico y ambiental. Es aficionado al senderismo y a la cocina, y va en bicicleta a todas partes: nobleza ecologista obliga

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2004

Más información