Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | Euroliga

Un Madrid muy verde

Los de Maljkovic pierden la equipación y caen con estrépito en Zagreb

El Real Madrid no sólo vistió de verde en su visita a la Cibona por culpa de una maleta perdida por Air France. Influenciados por tamaño extravío o por la confianza que les da remontar partidos imposibles como el del domingo en Manresa, los jugadores de Bozidar Maljkovic disputaron el peor encuentro que se les recuerda.

Asfixiantes en la defensa, los croatas obsequiaron a los madridistas con la medicina que tanto gustan repartir en Europa y en la Liga. Incluso las jugadas mal gestionadas les salían, aunque fuesen trastabilladas, con Vrankovic espectacular y solvente en la media distancia.

Además, sabedores de que el Madrid es peor que una lapa cuando está entonado, Popovic, Longin y Stimac desarticularon con sus triples -sumaron 7 de los 9 tiros convertidos desde el perímetro por los balcánicos- la defensa en zona del rival. Para colmo, el Madrid cerró el partido con un demoledor porcentaje -4 de 20- desde los 6,25 metros.

CIBONA 73, ZAGREB REAL MADRID 58

Cibona Zagreb: Popovic (15), Vrankovic (13), Longin (9), Zizic (14), Bader (7) -cinco inicial-; Stimac (8), Poljak (3), Rozic (3) y Krstic (1).

Real Madrid: Bell (4), Bullock (20), Gelabale (4), Hervelle (3), Reyes (8) -cinco inicial-; Sonko (7), Stojic (-), Herreros (4) y Burke (8).

4.000 espectadores en el Memorial Drazen Petrovic.

1º CUARTO 16-13

2º CUARTO 21-18

3º CUARTO 21-17

4º CUARTO 15-10

Pese a la intervención de Gelabale, voraz con los rebotes e incluso machacando el aro, el líder de la ACB sufre en demasía las ausencias psíquicas de Bullock. Si el estadounidense está bien, el grupo sale a flote, pero ayer, aunque firmó 20 puntos, ocurrió lo mismo que en Bolonia: derrota para el bloque.

Los croatas erraban muchas tiradas, pero gracias a su consistencia reboteadora en el ataque optaban a una segunda jugada. Maljkovic abusaba de los tiempos muertos, miraba a sus hombres, les espetaba errores, les infundía ánimos...

No hubo manera. Al Madrid le costó un mundo convertir sus posesiones, en especial en el segundo y el último cuarto, cuando tenía que remontar diez puntos. Muy verde, haciendo honor a su vestimenta, perdió el partido antes de que comenzase.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004