Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 17ª jornada de Liga

Las ganas del 'Alba' neutralizan la calidad del Villarreal

La necesidad neutralizó a la jerarquía. El Albacete conquistó un punto en los últimos instantes a base de fe ante un Villarreal que mostró las buenas formas habituales y al que le sobró la expulsión de Arruabarrena, que resultó determinante en el resultado del encuentro.

Más atrevido de lo habitual cuando juega de visitante, Manuel Pellegrini renunció al doble pivote por una línea de tres centrocampistas con vocación ofensiva y con Josico como único escudo protector. El Villarreal dispuso de una alineación de lo más coqueta, sinónimo inequívoco de querer asaltar la victoria. Inicialmente, el esquema propuesto por el técnico chileno tuvo un claro reflejo en el juego: el Villarreal marcaba el ritmo.

ALBACETE 2 - VILLARREAL 2

Albacete: Gaspercic; Montiel, Buades, Rubén, Peña; Redondo (David Sánchez, m. 63), Jaime (Francisco, m. 63), Álvaro, Mark González; Pacheco y Rubén Castro (Mikel, m. 51).

Villarreal: Reina; Venta, Gonzalo Rodríguez, Quique Álvarez, Arruabarrena; Héctor Font, Josico, Riquelme, Sorín (Senna, m. 63); Guayre (José Mari, m. 73) y Forlán (Sá, m. 79).

Goles: 1-0. M. 15. Pacheco, a pase de Redondo. 1-1. M. 31. Guayre. 1-2. M. 34. Guayre. 2-2. M. 86. Pacheco.

Árbitro: Unadiano Mallenco. Expulsó a Arruabarrena en el minuto 76 por doble amarilla. Amonestó a Gonzalo Rodríguez, Riquelme y Senna.

Unos 8.000 espectadores en el estadio Carlos Belmonte.

La gracia del fútbol se encuentra en lo indescifrable que resulta, no atiende al romanticismo, desprecia las estadísticas. En muchas ocasiones resulta ambiguo y las intenciones se quedan en eso, en buenos propósitos. Una acción aislada, marginal, tiene a veces más determinismo que todo un catálogo de habilidades y destrezas. El Albacete, sin apenas apostar, cantó bingo en el primer cartón. Su primer ataque le dio rendimiento. Alcanzó el gol en una jugada bien iniciada por Buades, continuada por Redondo y refrendada por Pacheco.

Como un equipo menor, el Albacete aguardó a que el Villarreal ejerciera para sorprenderle a la contra. Sin embargo, entre las mil virtudes que posee el Villarreal, la paciencia y el oficio son las características más apreciables. El resultado adverso no le descompuso y, con el mismo ritmo y buen gusto, alcanzó primeramente el empate en el minuto 31 y, tres más tarde, dio la vuelta al marcador. Los dos goles tuvieron a los mismos protagonistas. Forlán asistió dos veces a Guayre. En la primera, el canario marcó a placer tras un perfecto globo del uruguayo. En la segunda, remató de cabeza un nuevo servicio de su compañero en el ataque.

La segunda mitad vio la crecida del Albacete. La necesidad aprieta y el conjunto manchego insistió en un ataque más a la tremenda que purista, acentuado tras la expulsión de Arruabarrena a falta de 15 minutos para la finalización del encuentro. El arreón le dio para alcanzar el empate en el último instante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004