Un niño de 12 años muere al precipitarse desde un octavo piso

Un niño de 12 años falleció a primera hora de la tarde de ayer al precipitarse desde la terraza de la octava planta del edificio de la calle Nápols número 21, de Barcelona, donde se encontraba jugando con otros dos chicos.

El niño vivía en el segundo piso del edificio, según la Guardia Urbana. Según confirmó un portavoz de los Bomberos del Ayuntamiento de Barcelona, el accidente se produjo antes de las cuatro de la tarde, cuando J. L. A., que estaba con su hermano y un amigo, cayó al patio por causas que se desconocen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50