Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 16ª jornada de Liga

El Levante sigue atascado

El Albacete hurga en los males del conjunto de Schuster, expulsado por segunda vez

El Albacete sacó provecho del nerviosismo del Levante y se llevó un punto del estadio Ciutat de València. Pescó donde antes lo hicieron el Espanyol, el Betis y el Getafe hurgando en los males del conjunto de Bernd Schuster, que suma seis jornadas sin ganar, apenas dos puntos de los últimos 18.

Sin Rivera, la referencia del equipo, y con algunas novedades en el grupo titular -la principal, Reggi por Sergio García-, el Levante tuvo que ponerse el mono de trabajo ante un Albacete peleón que llenó el campo de minas. Los cambios efectuados por Schuster no surtieron efecto ante un rival que se defendió con orden. El delantero argentino Reggi pasó inadvertido. Lo mismo que Jofre, sustituto de Nacho, por la izquierda.

LEVANTE 1 - ALBACETE 1

Levante: Mora; Pinillos, Culebras, Jesule, Harte; Ettien, Celestini, Sandro (Diego Camacho, m. 74), Jofre; Manchev (Congo, m. 76) y Reggi (Sergio García, m. 67).

Albacete: Garpercic; Gaspar, Buades, Rubén, Peña; Redondo, Álvaro, Jaime (David Sánchez, m. 76), Momo (Francisco, m. 61); Pacheco y Mikel.

Goles: 0-1. M. 29. Gaspar remata tras repeler el palo una falta sacada por Castro.

1-1. M. 41. Culebras, tras un rechace de Gaspercic.

Árbitro: Medina Cantalejo. Amonestó a Buades, Jesule, Rubén, Gaspar, Harte, Reggi, Peña y Pinillos. Expulsó al técnico local, Bernd Schuster, por supuestos insultos.

Unos 17.000 espectadores en el estadio Ciutat de València.

MÁS INFORMACIÓN

Hay equipos modestos como el Albacete que saben dónde y cómo rascar, que parece que se las sepan todas. Conjuntos que explotan sus escasas virtudes, que viven de una acción aislada, de un rechace del portero, de la defensa contraria... Equipos que escudriñan al rival para medir su estado anímico, sus urgencias. Trufado de gente muy profesional, consciente de sus limitaciones, el grupo manchego vive de su habilidad para obtener provecho de cualquier rechace, sea del portero o de un defensa rival. Eso hizo ayer. Gaspar metió el pie entre un mar de piernas tras una falta sacada por Pacheco.

El gol visitante acentuó el nerviosismo de la grada y los jugadores de Schuster, que carecieron de ideas. Su empeño en volcar el juego por la banda de Ettien es exagerado. Sin chispa arriba, el Levante empujó con cualquier cosa. Así llegó el gol de Culebras, un central, quien cazó un rechace del meta Gaspercic para empatar el choque a falta de cuatro minutos para que concluyera la primera parte. Pero ya no pasó mucho más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004