Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat reduce en un 33% las ayudas a los medios de comunicación

Bargalló anuncia la creación de una empresa de medición de audiencias de ámbito catalán

El conseller en cap, Josep Bargalló, informó ayer de que el Gobierno de la Generalitat ha reducido en 2004 en un 33% el importe de las ayudas -subvenciones, suscripciones y convenios- a los medios de comunicación respecto al año anterior. Así, mientras en 2003 el Ejecutivo de CiU abonó 24,7 millones de euros a empresas del sector por dichos conceptos, el Gobierno actual ha rebajado en 2004 esta partida a 16,6, aunque esta cifra aún está muy por encima de los 8,5 millones gastados en 2001. Bargalló anunció la creación de una empresa catalana de control de audiencia.

Bargalló ofreció esta información durante su comparecencia en el Parlament, a petición propia, ante la comisión de Organización y Administración de la Generalitat y Gobierno local. El conseller en cap repasó sucintamente lo que ha sido la política del Ejecutivo de CiU en materia de comunicación durante los últimos años, pero dedicó el grueso de su intervención a presentar los planes de su departamento en este ámbito. En cuanto a lo primero, Bargalló se limitó a distribuir a los diputados un informe en el que figuran las cifras de ayudas del Gobierno de la Generalitat a los medios durante los últimos 10 años, cuyo contenido no quiso valorar. "Esta información forma parte del pasado", dijo.

De acuerdo con el documento, los cinco grupos de comunicación más beneficiados por las subvenciones gubernamentales -incluidas las ayudas a los medios en catalán- han sido el Grupo Godó, que registró un fuerte aumento de las aportaciones a partir del 2001; Ediciones Primera Plana -El Periódico de Catalunya-; Avui; la alianza de periódicos locales Comit -Regió 7, El Punt y El 9 Nou, entre otros- y Hermes -El Punt-. El grupo más beneficiado, con CiU en el Palau de la Generalitat y también con el tripartito en él, es el Grupo Godó -que edita La Vanguardia-. En 2003, recibió 10,4 millones y este año, 6. También los gastos de inserción de publicidad institucional en los medios han experimentado un descenso similar en el primer año del Gobierno tripartito. En 2003, el Ejecutivo de CiU gastó 4,7 millones de euros; en 2004, la cifra ha descendido a 3, un 36% menos. En este capítulo, el Grupo Godó, con 1,5 millones en 2003 y 921.000 euros en 2004, es de nuevo el más beneficiado.

Bargalló consideró este 2004 "un año de transición" por lo que respecta a la política en materia de comunicación, "porque hay que respetar convenios vigentes con distintos medios" firmados por el anterior Gobierno, dijo. En el año 2005, sin embargo, ya se aplicarán, según el conseller en cap "los nuevos criterios" que presidirán la gestión del Ejecutivo tripartito en asuntos de comunicación. Bargalló aseguró que los recursos públicos destinados a los medios irán disminuyendo. A modo de ejemplo, informó de que sólo el Departamento de Presidencia destinó a empresas periodísticas en 2003 18 millones de euros -en pleno año de elecciones autonómicas y con Artur Mas al frente-; en 2004, se han destinado 12 millones y, en 2005, están previstos 9, el 32% menos.

El conseller en cap anunció que, a partir de ahora, las ayudas se darán a través de convocatorias públicas y abiertas, y estarán "basadas en criterios objetivos". Entre estos, remarcó que "se discriminarán positivamente las iniciativas en lengua catalana y aranesa", y anunció que las ayudas a los medios en catalán se ampliarán a radios y televisiones, así como a la prensa digital.

Entre las medidas sobre medios de comunicación que pondrá en práctica la Generalitat, Bargalló adelantó la creación de una empresa de medición de audiencias y de hábitos de consumo de productos de comunicación y culturales -que opere en los territorios donde se habla catalán-. El conseller en cap precisó que esta empresa, "que sería más bien un barómetro", no nace con la idea de suplir los trabajos de la OJD o la EGM, "sino que su objeto es propocionarnos información que no tenemos". La empresa estará participada por la Generalitat "con una cantidad en ningún caso superior al 50%" durante un máximo de tres años. Después deberá hacerse cargo el sector privado.

También anunció otras iniciativas, como la renovación de la Agencia Catalana de Noticias; la reforma de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), en base a tres criterios: independencia y profesionalidad; el cambio de nombre -propuso el de Corporación Catalana de Medios Audiovisuales-, y reforzar la misión de servicio público, a partir del contrato-programa, la designación del director general por parte del Parlament y la ampliación de funciones del consejo de administración.

Pero, en el punto en el que más se extendió fue en el anuncio de que el Gobierno de la Generalitat ha pactado con el Ministerio de Industria que el apagón analógico previsto en todo el país para 2012, se adelantará en Cataluña, donde TDT (Tecnología Digital Terrestre) estará implantada entre el 2008 y el 2010. En opinión de Bargalló, la migración a la TDT "es el gran proyecto de esta legislatura y de la próxima en materia comunicativa", comparable a lo que fue, hace 21 años, la fundación de la CCRTV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004