Una pista de hielo en la Torre Eiffel

Una espectacular pista de patinaje, con hielo de olor a vainilla y luces de colores centelleantes, ha sido levantada en la primera planta de la Torre Eiffel parisiense, con motivo de las fiestas navideñas. La pista, que se eleva a 57 metros sobre la célebre explanada del Campo de Marte, fue inaugurada la noche del jueves por la pareja de patinadores Sarah Abitbol y Stéphane Bernadis, subcampeones mundiales y europeos. Con más de 200 metros cuadrados de superficie, su objetivo es atraer a la Torre Eiffel a los parisienses, que representan sólo el 10% de sus visitantes, además de "un guiño" a la candidatura de París a los Juegos Olímpicos de 2012, según el presidente de la sociedad que explota el monumento más popular de Francia, Jean-Bernard Bros.

La pista de patinaje, que puede acoger hasta 80 personas a la vez, estará abierta todos los días entre las 9,30 de la mañana hasta las once de la noche y permanecerá en funcionamiento hasta el 23 de enero de 2005. El acceso es gratuito y los patines se prestan en la entrada del célebre recinto. Es la segunda vez que se instala una pista de hielo en la Torre Eiffel, tras la que se colocó en diciembre de 1969 y que fue inaugurada entonces por los osos del Circo de Moscú.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de diciembre de 2004.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete