Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Liga de Campeones: concluye la primera fase

Descompresión en Donetsk

El Barça, con el pase en el bolsillo, apura en Ucrania su última opción a ser primero de grupo

Reforzado como líder de la Liga española, el Barcelona viajó ayer a Donetsk entre aliviado y despreocupado, más pendiente de la ciudad ucraniana que del campo de fútbol, para cumplimentar hoy el último partido de la fase inicial de la Champions. Por una vez, los azulgrana afrontan sin problemas el encuentro final de una liguilla de clasificación. Asegurado el acceso a los octavos, únicamente les anima la remota esperanza de alcanzar el primer puesto, algo difícil, ya que el Milan les saca dos puntos y, por tanto, necesitan tanto la derrota italiana en Glasgow como su victoria sobre el Shakhtar. Igualmente complicado es el reto del equipo de Donetsk para llegar a la Copa de la UEFA como tercero del grupo porque le conviene también la carambola: vencer al Barça y esperar que el Milan doblegue al Celtic.

Al Barça se le escapó el Milan y el Shakhtar difícilmente pillará al Celtic. Llegados a tal extremo, Frank Rijkaard anuncia que le da lo mismo quedar el primero que el segundo, aunque el liderato significa disputar el partido de vuelta de la próxima ronda en el Camp Nou: "Me importa el triunfo de mi equipo en Donetsk. El cruce de los octavos ya no depende de nosotros". "Pensamos en ganar", insiste cuando se le pregunta por la dispersión en que puede caer el equipo por la relativa trascendencia del choque: "Es nuestra obligación. Hay que tomarse los encuentros en serio y, si estamos en forma, podemos enfrentarnos con garantías a cualquiera en la eliminatoria que sea. Yo estoy muy satisfecho de cuantos partidos llevamos jugados en Europa y hay que rematar la competición. Además, éste presenta unas circunstancias inéditas. Puede ser una experiencia, un desafío añadido, que los jugadores no olvidarán".

A Rijkaard, sin embargo, le cuesta enumerar y hablar sobre tales circunstancias, las mismas que llevaron al Barça a preguntar a la UEFA si se daban las condiciones de seguridad necesarias para jugar en Donestk. No hace tanto frío como se temía -la temperatura ronda los cero grados- y la ciudad, como si estuviera escondida en una de sus minas, parece de momento apagada, más somnolienta que dormida, sobre todo obediente, a la espera de que el día 26 se repita la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ucrania. En tanto que zona rusa, la industrial y joven Donetsk se alinea con el candidato oficialista, Víctor Yanukóvich, favorito del presidente Leonid Kuchma y rival del proeuropeo Víctor Yushenko, líder de la revolución naranja que parte de Kiev. El naranja es curiosamente el color de la zamarra del Shakthar, pero para que no queden dudas de la militancia del multimillonario Rinat Ajmetov, el presidente del club, hoy vestirá seguramente de blanco, aunque su técnico, el rumano Mircea Lucescu, le ponga reparos.

Lucescu se propone que sus jugadores "ganen al Barça, el conjunto que practica el fútbol más atractivo del mundo": "Nuestro éxito tendría un eco sin precedentes y, además, nos permitiría mantener las esperanzas de clasificación para la Copa de la UEFA". El Shakthar es un buen conjunto, pero sin experiencia, y Lucescu admite: "Jugamos a ratos. Podemos disputarle el partido al Milan y al Barça. Lo que pasa es que perdemos la concentración en cuanto nos marcan un gol. Espero que los cinco encuentros que llevamos ya en la Liga de Campeones hayan servido para aprender algo".

Descansado desde el jueves y en condiciones de ganar la Liga frente al Dinamo de Kiev, el Shakthar presenta problemas de alineación por las lesiones, entre otras las de su delantero rumano Marica. Aunque el riesgo de cobrarse nuevas bajas es alto, más que nada por la cancha y el frío, Rijkaard no parece dispuesto a rotar y recurrir al filial, sino que jugará con los 13 profesionales que están dados de alta en la nómina azulgrana, pues los otros cinco expedicionarios proceden del Barcelona B.

Shakhtar Donetsk: Lastuvka; Barcauan, Lalatovic, Hübschman, Lewandowski; Vukic, Bajarev, Srna, Matuzalem; Aghahowa y Brandão.

Barcelona: Valdés; Belletti, Puyol, Oleguer, Van Bronckhorst; Xavi, Márquez, Deco; Iniesta, Eto'o y Ronaldinho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2004