Cartas al director
i

Madrid olímpico

Personalmente, nunca me han interesado demasiado los Juegos Olímpicos ni ningún otro acontecimiento deportivo mediático. No obstante, sí conozco muchas personas en Madrid realmente ilusionadas con el proyecto que, entre todos, ciudadanos y políticos, se está gestando para la ciudad. Tampoco puedo decir mucho sobre los hechos que precedieron a las olimpiadas de 1992 en Barcelona (debido a mi falta de uso de razón por aquella época), pero puedo asegurar que todos los jóvenes que en 1992 éramos niños, en Madrid vivimos emocionados los Juegos de aquel año, como si se estuviesen desarrollando en nuestra propia ciudad.

Por todo esto, me entristecen las declaraciones de Carod Rovira, y sobre todo me aflige pensar que por algún motivo que escapa a mi comprensión Carod odie al pueblo de Madrid y pretenda convertir un problema del ámbito de federaciones deportivas en un enfrentamiento entre madrileños y catalanes.

Estoy seguro, sin embargo, de que la llamada de Carod al boicoteo no tendrá la menor repercusión. Al contrario, sus palabras lo desacreditan como político, y contribuirán a afianzar la amistad entre madrileños y catalanes, por encima de cualquier ideología política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50