MI AVENTURA | EL VIAJERO HABITUAL
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Singladura en Kerala

EMBARCAMOS SOBRE las 11.00 en la ciudad de Kumarakom. Una embarcación hotel usada antaño para transportar arroz nos iba a llevar por los Backwater, una red de canales que se extiende por el sur de la India. Estaba construida con bambú y hoja de palma. Por toda tripulación, el capitán del barco, un cocinero y el timonel y camarero, un hombre entrañable, mayor, que se paseaba con agilidad con su pareo enrollado y sus pies descalzos sobre la madera.

El día iba a transcurrir apacible y relajado. Disfrutamos de la maravilla natural que emergía y desfilaba ante nosotros. Las aguas estaban en calma total y, como si de un espejo se tratara, reflejaban toda la frondosa vegetación que a las orillas cobija a poblaciones compuestas por apenas cuatro o cinco casas. Observamos el manso discurrir de la vida para las gentes que dejábamos atrás. Ellos se sirven de los canales para lavarse, pescar con redes chinas y barcas-serpiente, limpiar los utensilios o la ropa, viajar o transportar copra, la fibra de coco. Y la llovizna del atardecer, el silencio de la noche y la vuelta de la actividad al amanecer grabaron en nuestras mentes los vívidos colores de los canales de Kerala.

La autora, a bordo de un barco hotel en uno de los canales de Kerala (India).
La autora, a bordo de un barco hotel en uno de los canales de Kerala (India).

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS